Mis Traducciones SUD
 
  Home
  Contacto
  Libro de visitantes
  Acerca del autor
  Articulos SUD 1 al 10
  Articulos SUD 11 al 20
  Articulos SUD 21 al 29
  Artículos SUD 30 al 40
  Artículos SUD 41 al 50
  Comentarios sobre Libros y Artículos
  Otros Links SUD
  Mis Otros Links
  Contador de visitas
  Noticias Anteriores
Articulos SUD 1 al 10


Selected LDS Articles translated by this author

 

10. Los Discursos de José Smith

9.¿Por qué los Judíos del Antiguo Testamento creían que Jerusalén no podía ser destruída?

8. Testimonio de George Q. Cannon sobre José Smith y la oración

7. Testimonio de Jane Snyder Richards sobre el Profeta José Smith

6. ¿Tuvo Jesús Hermanos?

5. José Smith y el destino de la Iglesia

4. Construír la Casa del Señor (Templo Kirtland)

3. El Círculo de la Oración

2. Oposición y Apostasía en Kirtland

1. Un anhelo de Lazos Eternos

 

 1.Un anhelo de abrazos eternos
     

Extracto tomado de la revista ENSIGN de diciembre de 1993

Volver Inicio

Esta no es una publicación oficial de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de Los Últimos Días.

Artículo traducido por Jorge Albarrán Riquelme

Valdivia, Mayo 1994



 

Sólo la teología SUD presenta el verdadero concepto de Cielo gracias a la Restauración

Consideremos ahora un segundo y más sobrio descubrimiento sobre la idea acerca del cielo en la américa moderna. Mc Dannel y Lang observaron que a pesar de la creencias personales actuales increíblemente fuertes que hay sobre un cielo verdadero, las iglesias cristianas ofrecen una respuesta teológica poco seria a esta intuición natural de sus miembros. Antes, las "ideas [actuales] sobre lo que sucede después de la muerte eran meramente [consideradas como] sentimientos populares y no se hallan integradas en los sistemas teológicos protestantes ni católicos." (Heaven : A History,pág.308.) Tales sistemas parecen asumir que las ideas sobre la inmortalidad ya no son socialmente relevantes y que además son demasiados especulativas para ser aceptadas por la erudición moderna.

Sin embargo,estos historiadores hacen notar una "importante excepción" a esta generalización relacionada con el vacío teológico que encontramos hoy acerca de la idea del cielo -la cual es,"la teología de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días." También hicieron un resumen general de las enseñanzas SUD, desde el matrimonio eterno hasta la genealogía y las ordenanzas a favor de los muertos. Finalmente concluyeron que "el entendimiento acerca de la vida después de la muerte en la iglesia SUD es el ejemplo más claramente [conocido] de la continuación del cielo moderno en el siglo veinte." (Ibid.,pág.320.)

Cuán conmovedor es que tanta gente hoy en día anhele intensamente tener un vínculo eterno con Dios y sus seres queridos y cuán irónico y triste es ver que las teologías de otras denominaciones cristianas no ofrezcan una seria respuesta a estas necesidades tan sentidas. La restauración no sólo ofrece a esta gente la esperanza de abrazar al Señor sino que también les brinda un pleno entendimiento de lo que este abrazo significa, ya que el ser "recibido en los brazos de Jesús" simboliza el cumplimiento de su expiación en nuestras vidas -el llegar a ser "uno" con El,, el llegar a ser suyo, tanto en la mortalidad como en el cielo.

Así como la iglesia restaurada ofrece la teología disponible más completa sobre el tema del cielo,la restauración también llena un vacío teológico similar -y más substancial- sobre la expiación.



Volver Inicio


 
2. Oposicion y Apostasia en Kirtland
  



Volver Inicio

 

Desarrollo de la Iglesia en Kirtland, Ohio, 1831-34

Traducción no oficial del manual de Instituto Church History in the Fullness of Times, Págs 113-114

Traductor: Jorge Albarrán Riquelme

Valdivia, 12 Septiembre 1996


 

Los primeros años en Kirtland fueron uno de los períodos más significativos en la historia de la Iglesia aunque al mismo tiempo pocos miembros comprendieron la importancia de lo que estaban viviendo. Aún así, la visión limitada que poseían los santos hizo arder sus almas, y la naciente Iglesia crecía, se desarrollaba y maduraba.

En Septiembre de 1831, tan sólo dos meses después de haber regresado de su viaje a Missouri, José Smith se trasladó con su familia a Hiram, Ohio, situada unas 30 millas al sureste de Kirtland. Durante aquel tiempo el profeta progresó rápidamente en la traducción de la Biblia (la Versión Inspirada o TJS) con la ayuda de Sidney Rigdon.

Desde sus inicios la Iglesia tuvo una imagen impopular que fue agravada por los apóstatas y la circulación de historias y artículos negativos en la prensa. La gente daba muchas razones para apostatar. Por ejemplo, Norman Brown dejó la Iglesia porque su caballo murió durante el viaje a Sión. Joseph Wakefield se alejó al ver a José Smith jugar con los niños después de haber bajado del cuarto dónde traducía. Simonds Ryder negó la inspiración del profeta cuando vi6 que habían escrito mal su nombre en su carta misional. Otros abandonaron la Iglesia porque experimentaron dificultades económicas.

Ezra Booth, anteriormente un ministro metodista, fue un apóstata influyente durante este período. Se uni6 a la Iglesia en mayo de 1831 cuando vió al profeta sanar el brazo lisiado de Elsa Johnson. Booth, junto con otros misioneros, fue llamado a servir en Missouri en el verano de 1831 (véase DyC 52:3,23). Enojado por haber tenido que caminar y predicar durante todo el viaje, comenzó a criticar y a buscar faltas en los líderes de la Iglesia. Se sentía desanimado por llegar a Missouri sin tener manifestaciones espirituales, tales como milagros y el don de lenguas, los cuales según creía, aumentarían su fervor religioso. Regresó a Hiram, Ohio, lleno de sospechas y críticas. El profeta señaló que Booth se había desanimado cuando "verdaderamente aprendió que la fe, la humildad, la paciencia, y la tribulación vienen antes d la bendición, y que él ... debía ser todas las cosas para todos los hombres de tal modo que quizás pudiera salvar a algunos." Muy pronto Booth y Simonds Ryder apostataron públicamente en una reunión metodista al aire libre en Shalersville, algunas millas al sureste de Hiram.



Volver Inicio

 3. EL CIRCULO DE ORACION

Traducción Libre no oficial de este artículo publicado en
LA ENCICLOPEDIA DEL MORMONISMO (ed. Por Daniel H. Ludlow, 5 tomos, 1992).

Volver Inicio

Esta no es una publicación oficial de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de Los Últimos Días.

Artículo traducido por Jorge Albarrán Riquelme

Valdivia, Abril 2000

El círculo de oración es parte del ceremonial del templo, asociado generalmente a la ceremonia de la investidura. Los participantes, un grupo con el mismo número de hombres y mujeres vestidos con las ropas del templo, forman un círculo alrededor del altar para participar unidamente en oración.

El círculo es un símbolo antiguo y universal de la perfección. En un discurso público, José Smith usó un anillo como símbolo de la eternidad, "un giro eterno", sin principio ni fin (Enseñanzas del Profeta José Smith). La formación de un círculo de oración sugiere totalidad y eternidad, y los participantes, habiendo afirmado no tener sentimientos negativos hacia ninguno de los otros miembros del círculo (Compárese con Mateo 5:23-24), evocan una armonía comunal en una oración colectiva –una harmonía subrayada por la formación unida, la uniformidad de las vestiduras, y la repetición al unísono de las palabras del líder. La oración no posee un texto fijo pero es, entre otras cosas, una ocasión para rogar las bendiciones del Señor sobre aquellos con necesidades particulares y cuyos nombres han sido presentados para una rogativa colectiva.

Pueden encontrarse evidencias de la práctica del círculo de oración en fuentes cristianas antiguas. Por ejemplo, en el libro apócrifo de Los Hechos de Juan, se les pide a los participantes que se formen "como en un círculo, tomándose de las manos, y con [ Jesús] de pie en medio" guiando la oración (James, p. 253). Otros textos indican que los participantes deben prepararse mediante lavamientos o reconciliación entre ellos, o al recibir ciertas palabras y signos o usar vestiduras especiales; otras fuentes sugieren una danza circular ritual.

Los "círculos de oración" eran también comunes en los reavivamientos protestantes del siglo XIX, y los masones de la época rodeaban en forma circular un altar, repitiendo al unísono los signos masónicos recibidos (véase el artículo La Masonería y el Templo de esta enciclopedia).

A pesar de estas similitudes, el círculo de oración SUD es una ceremonia única, íntegramente conectada con la adoración (ceremonial) en el templo. Esta ceremonia puede haber sido dada a conocer en Mayo de 1842 cuando José Smith enseñó la investidura a varios de sus asociados más cercanos; y se formó un círculo de oración el 26 de Mayo de 1843 con José Smith como su líder. Este círculo de oración, al cual se alude en los registros como "El Quórum de Los Ungidos", y al cual otros (incluyendo mujeres) fueron gradualmente iniciados, se reunían y oraban juntos regularmente durante el último año de la vida de José y continuaron después de su martirio en Junio de 1844 hasta que se realizaron las investiduras en el templo de Nauvoo en diciembre de 1845.

Aunque en todos los casos se derivaron del templo, algunos círculos de oración se organizaron formalmente aparte de la ceremonia de investidura. Para ser miembro de estos círculos especiales de oración, los cuales comenzaron en 1851 y continuaron hasta 1929, no dependían del cargo que se tuviera en la Iglesia. Se formaron otros círculos de oración para los grupos del sacerdocio: presidencias de estacas y los sumos consejos, quórumes del sacerdocio, obispados de barrios, todos organizados bajo la autoridad de la Primera Presidencia y generalmente como respuestas a peticiones específicas. El 13 mayo de 1978, La Primera Presidencia anunció que se discontinuaban todos los círculos de oración fuera del templo. Aparte de la ceremonia de investidura propiamente tal, los únicos círculos de oración que se llevan a efecto actualmente forman parte de la reunión semanal de la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce y de la reunión mensual de todas las Autoridades Generales en el Templo de Lago Salado.

 3. EL CÍRCULO DE ORACIÓN

Traducción Libre no oficial de este artículo publicado en LA ENCICLOPEDIA DEL MORMONISMO (ed. Por Daniel H. Ludlow, 5 tomos, 1992 ).

Artículo traducido por Jorge Albarrán Riquelme

Valdivia, Abril 2000


Volver Inicio

4. CONSTRUIR LA CASA DEL SEÑOR


Volver Inicio


Traducción Libre del manual de Instituto de religión 341-43 titulado CHURCH HISTORY IN THE FULNESS OF TIMES, págs.162-3 y publicado por la Iglesia de Jesucristo de Los Santos de los Últimos Días. Primera Edición: 1989.

Traductor: Jorge Albarrán Riquelme

Valdivia, 2 Agosto 1996

Por casi tres años el tiempo y las energías de los Santos de Kirtland se habían concentrado en la edificación del primer templo de esta dispensación. Esta empresa comenzó en diciembre de 1832 cuando el Señor les mandó "establece[r] una casa, sí, una casa de oración, una casa de ayuno, una casa de fe, una casa de instrucción, una casa de gloria, una casa de orden, una casa de Dios." (DyC 89:119). Cinco meses más tarde el Señor reprendió a la Iglesia por su tardanza y los amonestó a avanzar con la construcción del templo (véase DyC 95. Los santos entonces se aprestaron fielmente a la tarea.

El Profeta preguntó en una conferencia de sumos sacerdotes con qué debería construirse el templo. Algunos sugirieron construirlo de maderos. "Hermanos", dijo él, "¿edificaremos a Dios una casa hecha de maderos? No, tengo un plan mucho mejor que eso. Tengo un plano de la casa del Señor, el cual me ha sido dado por él mismo; y pronto veréis en esto la diferencia entre nuestros cálculos y Su idea de las cosas. Truman O. Angell, uno de los supervisores de la construcción, testificó que la promesa del Señor de mostrar al Profeta el diseño del templo se había cumplido literalmente. El dijo que cuando la Primera Presidencia se arrodilló en oración, "apareció el edificio en la distancia." Más tarde, mientras hablaba dentro del templo ya terminado, Frederick G. Williams dijo que en salón en el que se hallaban reunidos coincidía exactamente con cada uno de los detalles que aparecían en la visión que habían recibido."

El exterior del templo se veía como una típica capilla de Nueva Inglaterra pero su interior era único. El Señor había especificado que el edificio debía incluir dos salones grandes, uno arriba de la otra, y cada una debía medir 55x65 pies. El salón inferior debía ser la capilla, para orar, predicar y administrar los sacramentos. El salón superior sería usado con fines educativos (véase DyC 95:8, 13-17).

4. CONSTRUIR LA CASA DEL SEÑOR

Traducción Libre del manual de Instituto de religión 341-43 titulado CHURCH HISTORY IN THE FULNESS OF TIMES, págs.162-3 y publicado por la Iglesia de Jesucristo de Los Santos de los Últimos Días. Primera Edición: 1989.

Traductor : Jorge Albarrán Riquelme.

Fecha Traducción : 2 Agosto 1996


Volver Inicio

5. Jose Smith y el destino de la Iglesia de Jesucristo


Volver Inicio


Wilford Woodruff en Díscouses of Wilford Woodruffl

Traductor : Jorge Albarrán Riquelme

Fecha : 21 Diciembre 1996   Valdivia - Chile

colormov.gif (4535 bytes)

La primera vez que vi al Profeta José Smith fue en Abril de 18342 en las calles de Kirtland. El me invitó a su casa y estuve con él mientras que se hacían los preparativos para ir al campamento de Si6n. El domingo el Profeta nos convocó a una reunión del sacerdocio en una pequeña cabaña. Allí fue donde ví al Profeta predicar por primera vez en público, y también a Hyrum Smith, Oliver Cowdery, Brigham Young, Hber C. Kimball, Parley and Orson Pratt y William E. McLellin. El profeta les pidió que pasaran a dar su testimonio y así lo hicieron uno tras otro en forma breve. Entonces el hermano José se puso de pie y dijo, "Hermanos, me he sentido muy edificado por vuestros testimonios esta noche pero quiero decirles ante el Señor que no conocéis los destinos de esta Iglesia y reino, del resultado de esta obra y de lo que viene ante vosotros como élderes de israel y ante este pueblo que lo que puede saber un grupo de niños. No lo comprendéis."

Yo estaba sorprendido.

El continuó diciendo, "Es sólo un puñado del sacerdocio lo que podéis ver aquí esta noche más esta Iglesia el norte y sur de américa; llenará el mundo.,' Señaló que todas las naciones tendrían que oír la proclamación del evangelio y añadió* "Llenará las montañas rocallosas. Habrán decenas de miles de Santos de los Últimos Días que se reunirán en las montañas rocallosas y desde ahí abrirán las puertas para el establecimiento del evangelio entre los lamanitas, quienes recibirán el evangelio y sus investiduras y las bendiciones de Dios y darán mucho fruto. Este pueblo irá a los montañas rocallosas y edificarán templos al Santísimo. Levantarán una posteridad y los Santos que moren en esas montañas permanecerán hasta la venida del Hijo del hombre."

No pensé, al oír aquellas palabras, que viviría para ver el cumplimiento de las palabras del Profeta. No pensé que alguna vez llegaría a las montañas rocallosas o que vería a los lamanitas de quienes el Profeta estaba hablando.

He relatado estas cosas porque quiero testificar ante Dios, los ángeles y los hombres que mis ojos han viste durante los últimos 50 años de mí vida el cumplimiento de aquella profecía.

 

NOTA DEL TRADUCTOR: El élder Wilford Woodruff llegó a ser el 4to presidente de la Iglesia y vivió para dedicar el recién terminado templo de Lago Salado el 6 de Abril de 1893.)

 

 

5. JOSE SMITH Y EL DESTINO DE LA IGLESIA DE JESUCRISTO

Wilford Woodruff en Díscouses of Wilford Woodruffl

Traductor : Jorge Albarrán Riquelme

Fecha : 21 Diciembre 1996   Valdivia - Chile


Volver Inicio

 


6. ¿TUVO JESUS HERMANOS? 

 Artículo y traducción de las citas por Jorge Albarrán Riquelme.

Volver Inicio

Valdivia, 7 mayo de 2001

 

 Según El Nuevo testamento, Jesús tuvo cuatro hermanos : Jacobo, José, Judas y Simón (véase Marcos 6: 3 y Mateo 13: 53-56), y un número no especificado de hermanas. Debe hacerse notar que, en realidad, eran medio hermanos ya que eran hijos de María y José el Carpintero, y nacieron después del Salvador, quien fue el primogénito de la familia y el único engendrado por Dios el padre.

Desafortunadamente, una de las falsas enseñanzas surgidas posteriormente fue la llamada "virginidad perpetua" de María, y para defender su tesis distorsionaron las escrituras, señalando que los supuestos "hermanos" de Jesús no eran otra cosa que "parientes". Al respecto, el Hno Daniel H. Ludlow, un erudito SUD, señala: "Las falsas enseñanzas sobre María y su supuesta virginidad perpetua han hecho que los Católicos y otros grupos hayan llegado al extremo de hacer aparecer a aquellos llamados [en las escrituras] sus hermanos y hermanas como primos o parientes en algún grado. Ellos sostienen que es irreverente pensar en que María, la esposa de José, pudiera haber llevado una vida normal con [su esposo] y haberse convertido en la madre de los hijos de José. Lo que sí es cierto, naturalmente, es que la maternidad es la corona de gloria de la mujer, y fue Dios mismo quien ordenó la manera en que los hijos debieran ser traídos a este mundo." (A Companion to your Study of the New Testament , 1982, Deseret Book.)

¿Qué nos dicen las escrituras sobre los hermanos y hermanas de Jesús? Primero que vivieron con María y José y que efectivamente eran públicamente reconocidos como miembros de su familia (Juan 2:12; 7:3). Al principio no creyeron en el mensaje de Jesús e incluso mostraron una fuerte oposición inicial a su obra (Marcos 3:21; 6:3-4 y Juan 7:5). Después de su resurrección, el Salvador se aparece a su hermano Jacobo antes de aparecerse a los doce apóstoles (1º Corintios 15:7). Según los sugiere el Hno Ludlow, este evento parece haber propiciado la conversión de los demás hermanos de Jesús. De hecho, las escrituras los mencionan desde aquel entonces reunidos con los apóstoles (Hechos 1:14; 1º Corintios 9:5). Uno de ellos, precisamente Jacobo, fue llamado más tarde al apostolado. (Gálatas 1:19).

  

6. ¿TUVO JESÚS HERMANOS?

 Artículo y traducción de las citas por Jorge Albarrán Riquelme.

Valdivia, 7 mayo de 2001


Volver Inicio

 


 
7. TESTIMONIO DE JANE SNYDER RICHARDS SOBRE EL PROFETA JOSE SMITH  

Traducción Libre de un extracto del Libro Writings of Latter-Day Saints. Este testimonio apareció originalmente en la publicación publicación Young Woman’s Journal (1905).


    La primera vez que ví al profeta José Smith y estreché su mano fue en un sueño que tuve unos 18 meses antes de trasladarme a Nauvoo. Después en Nauvoo, gracias al recuerdo de mi sueño, lo reconocí de inmediato al verlo predicar. Era una de las personalidades mas atractivas que camas haya tenido la fortuna de conocer. Como profeta el parecí a entender, y era capaz de predecir los misterios del futuro con un marcado grado de precisión y con tanta facilidad como cualquiera que contara los sucesos del pasado. Como vidente y revelador era directo, franca y sin temores de ninguna especie, pero también humilde, nunca pensando que era mas que un portavoz a través del cual Dios hablaba. el líder de su pueblo, el siempre era activo y progresista pero también considerado con ellos y sus difíciles circunstancias. Socialmente el era un ideal de amabilidad y siempre asequible al mas humilde de sus conocidos.

    Como un ejemplo de su humildad y fe en la oración recuerdo una ocasión en que sus amigos lo estaban amenazando con violencia y entonces le fue dicho al Profeta que un cierto numero de niños se habían reunido para orar por su seguridad. Al oír esto el Profeta dijo:

                                 "Entonces no necesito temer; estoy a salvo."

Como una evidencia de la admiración que le tenia su gente déjenme decirles que era una costumbre muy común para los hombres, mujeres y niños juntarse al lado del camino para saludarlo cuando pasaba.

Después de su trágica muerte asistí a la reunión en la que el presidente Brigham Young se dirigió los Santos, y vi su rostro iluminarse y tomar la apariencia del rostro de José y escuchar la voz del Profeta mientras salía de la boca de Brigham. Nunca podré olvidar el estremecimiento divino que afecto a los Santos en aquella ocasión y la impresión que causaron la apariencia y voz de José en sus oyentes.

 

7. TESTIMONIO DE JANE SNYDER RICHARDS SOBRE EL PROFETA JOSE SMITH     

Traducción Libre de un extracto del Libro Writings of Latter-Day Saints. Este testimonio apareció originalmente en la publicación publicación Young Woman’s Journal (1905). 

Traduccion no oficial de Jorge Albarran R. © 2001




8. EL TESTIMONIO DE GEORGE Q. CANNON SOBRE LA ORACION
  

Traducción Libre no oficial de un relato del Presidente George Q. Cannon sobre la oración, compartido el 27 de Junio de 1881 en Hooperville, Utah.Este relato se publicó en JOURNAL OF DISCOURSES 22:289-290.

Traductor: Jorge Albarrán R. Fecha: 17 Octubre 1999

Mientras el hno (Wilford) Woodruff estaba hablando sobre lo que el presidente '(Brigham) Young le había dicho con respecto a las enseñanzas del Profeta José concernientes a cultivar el espíritu del Señor, algo similar vino a mi mente, lo cual se me enseñó de una forma similar cuando comenzaba mi primera misión, y la impresión que me causó ha sido duradera; jamás la he olvidado; y al aprender de esta lección en mi corazón yo siento que he sido enormemente bendecido en mi vida.

"Habíamos diez, de los cuales yo era el más joven, quienes estábamos atrapados en la Bahía de San Francisco por cerca de una semana en el Golden Gate debido a fuertes vientos. Una noche soñé que estos hermanos estaban tratando de levantar el ancla tirando de la cuerda con gran dificultad. Estábamos tratando con todas nuestras fuerzas de poder levantar el ancla pero de poco servía. Mientras me encontraba así ocupado, pensé que el Profeta José aparecía a nuestras espaldas, vestido con las ropas del templo, y dándome una palmadita en la espalda me dijo que lo acompañara. Así lo hice, y 61 subió al castillo de proa, el cual estaba a una mayor altura que la cubierta principal y al mismo nivel que los parapetos, allí se arrodilló, diciéndome que me arrodillara junto a él. Entonces oró según el orden de la oración que ha sido revelado. Una vez que terminó la oración, se puso de pie. 'Ahora', me dijo él, 'George, aférrate a esa cuerda'- la cuerda que habíamos estado tirando con todas nuestras fuerzas. Tiré de la cuerda, y con toda la facilidad del mundo y sin el menor esfuerzo, se levantó el ancla.

'Ahora', dijo él, que ésta sea una lección para ti; recuerda que las grandes cosas se pueden llevar a cabo por medio de la oración y el ejercicio de la fe en la forma correcta'. "Me gustaría imprimir esto en vuestras mentes, lo que el hermano Woodruff ha dicho, en las mentes de los jóvenes, también la de los adultos y de los mayores de esta congregación si están dispuestos; grande,, es el poder de la oración cuando se ofrece apropiadamente al Señor. Cualquier éxito que haya tenido durante mis misiones al batallar con los adversarios de esta gente, al ser capaz de mantener mi posición en tiempos difíciles -y parecía que nada en el mundo sino sólo el poder de Dios podría salvarme o prevenir una legislación adversa a esta gente- cualquier éxito logrado en el pasado, a lo largo de mi vida -y creo que ha sido el caso con mis antecesores- se ha debido a la fe y a la oración. Siempre lo he recordado; me he esforzado para ejercer la fe en Dios ' por medio de la oración, la que ha sido escuchada por el Todopoderoso. Los hombres se han reunido en secreto en los lugares sagrados, y he buscado a Dios en los lugares sagrados, en la forma señalada, según el orden revelado, y Sión ha sido liberado, cuando todo lo que se veía delante de ellos eran tinieblas y sin el menor rayo de luz. En tales ocasiones, cuando el camino ha sido obstruido por todos lados, los siervos de Dios se han reunido en lugares secretos y han suplicado a Dios según el santo orden, los cielos se han sacudido, y las dificultades se han desvanecido, y nuestros camino se ha allanado delante nuestro, y hemos escapado de las manos de nuestros enemigos.

"Mis hermanos y hermanas , mis jóvenes amigos presentes, recuerden esta lección. Cultiven el Espíritu de Dios; manténgalo con Uds. Siempre recuérdenlo, existe un poder más grande en la oración que cualquier cosa que el hombre haga. El poder no está en los monarcas, no está en los ejércitos, no está en las leyes ni hay ninguna otra cosa o persona sobre la faz de la tierra que pueda igualar al poder de Dios en la oración." (JOURNAL OF DISCOURSES, 22:289-290 .)

8. TESTIMONIO DE GEORGE Q. CANNON SOBRE JS y LA ORACIÓN     

Traducción Libre no oficial de un relato del Presidente George Q. Cannon sobre la oración, compartido el 27 de Junio de 1881 en Hooperville, Utah.Este relato se publicó en JOURNAL OF DISCOURSES 22:289-290.

Traductor: Jorge Albarrán R. Fecha: 17 Octubre 1999



colormov.gif (4535 bytes)

9. ¿Por qué razón los Judíos del Antiguo Testamento creían que Jerusalén no podía ser destruida?         Por FRED E. WOODS             

Traducción Libre no oficial de este artículo publicado en la edición de ENSIGN de Diciembre de 1995.

Traductor : Jorge Albarrán Riquelme

Valdivia,  Marzo 1996

 

En el Libro de Mormón, Nefi nos dice que Lamán y Lemuel "[ no] creían tampoco que aquella gran ciudad de Jerusalén pudiera ser destruída conforme a las palabras de los profetas; y eran semejantes a los Judíos que estaban en Jerusalén" (1 Nefi 2:13.)

 

Tres factores contribuyeron a que los Judíos creyeran que Jerusalén no podría ser destruída: primero, la tradición histórica de "aquella gran ciudad de Jerusalén " (1 Nefi 2: 13), una mala interpretación de parte de los Judíos sobre las promesas que el Señor hizo a David; y tercero, la preservación milagrosa de los Judíos cuando los asirios sitiaron a Jerusalén en los días del rey Ezequias.

 

Tradición Histórica

Comúnmente se conocía a Jerusalén en el Antiguo Testamento como "Salem" (Gén. 14:18), nombre del cual se deriva Jerusalén (Ciudad de Paz). Jerusalén era la ciudad santa del justo sacerdote Melquisedec, quien bendijo a Abraham (véase Gén. 14:18-19). Bajo Melquisedec, "su pueblo obró rectitud, y alcanzó el cielo, y buscó la ciudad de Enoc, la cual Dios previamente [ se] había llevado." (TJS, Gén. 14:34.)

 
Mala interpretación de las promesas del Señor

Cuando los hijos de Israel salieron de su cautividad en Egipto, los Jebusitas eran quienes poseían la tierra y la ciudad de Jerusalén (véase Jueces 1:21). Debido a que los Israelitas habían quebrantado su convenios con el señor, fueron incapaces de expulsarlos luego de la muerte de Josué (véase Jueces 2:20-21), Israel no conquistó la ciudad hasta que David y sus hombres (2 Samuel 5:6-9) derrotaron a los jebusitas luego de haber escogido a Jerusalén como la capital. Posteriormente, David quiso construir una casa "al nombre del Señor, " pero se le dijo que no lo hiciera (véase 1 Crónicas 22:7-8). En lugar de ello, el Señor le dijo a David que su hijo, Salomón, sería quien edificaría el templo. El Señor le hizo esta promesa a David: "Además, yo fijaré lugar a mi pueblo Israel y lo plantaré, para que habite en su lugar y nunca más sea removido, ni los inicuos le aflijan más, como al principio" (2 Samuel 7:10.)

Cuando comenzó la construcción del templo, el Señor, hablándole a Salomón, le clarificó las condiciones de esta promesa: "Si (es que que) anduvieres en mis estatutos, y guardares todos mis mandamientos andando en ellos, [ entonces] yo cumpliré contigo mi palabra que hablé a David tu padre;

Y habitaré en ella en medio de los hijos de Israel, y no dejaré a mi pueblo Israel." (1 Reyes 6:12-13; énfasis añadido.)

Israel, sin embargo, quebrantó el convenio por desobediencia. El reino fue dividido, y en el año 721 d.c. los Asirios se llevaron cautivos a los Israelitas del reino del norte a la cautividad. Dos décadas después, los asirios, guiados por el rey Senarequib, regresaron y tomaron posesión de gran parte del reino del sur de Judá.

 
La Preservación Milagrosa de los Judíos

"A los catorce años del rey Ezequías, subió Senarequib rey de Asiria contra todas las ciudades fortificadas de Judá, y las tomó. Una inscripción asiria del rey Senarequib arroja más luz sobre este relato bíblico: "En cuanto a Ezequías, el judío que no se sometía a mi yugo, logré sitiar cuarenta y seis de sus ciudades amuralladas fortificadas incluyendo las pequeñas ciudades en derredor....Los derroté....lo encerré dentro de Jerusalén, su ciudad real, como a un pájaro dentro de su jaula." (Mordechai Cogan and Hayim Tadmor, "2 Reyes: Una Nueva Traducción con introducción y comentario," Anchor Bible, de. W.E. Albright y D.N. Freedman, 44 vols., Garden City, N.Y.: Doubleday & Co., 1984, 11:338).

La Biblia nos dice que el rey Ezequías, quien había devuelto la rectitud a Judá, fue al templo a rogar ante el Señor por Su protección. En respuesta a su oracion el Señor le dijo a Ezequías que concedería su petición: "Porque Yo ampararé esta ciudad para salvarla, por amor a mí mismo, y por amor a David mi siervo.

"Y aconteció que aquella misma noche salió el ángel de Jehová, y mató en el campamento de Asirios a 185.000." (2 Reyes 19:24-35).

Este despliegue milagroso de la intervención divina tuvo un tremendo impacto en las generaciones futuras, particularmente en aquellos que vivían seguros en Jerusalén desde el tiempo posterior a su liberación en el 701 d.c. hasta la cautividad babilonia en el año de la cautividad babilónica, el 586 a.c. Esta protección de Jerusalén condujo a la errónea creencia de que las ciudad santa era indestructible. Los Judíos llegaron a cree que la ciudad gozaba de una protección divina aún si ellos quebrantaban sus convenios con el Señor. Isaías observó, "Porque la santa ciudad se nombran , y el Dios de Israel NO confían." (Nota del Traductor: Este versículo esta traducido de la Biblia en Inglés, King James Version [ KJV] , y la traducción no es oficial; énfasis añadido.)

"Y llegaron muchos profetas ese mismo año, profetizando al pueblo que debían arrepentirse, o la gran ciudad de Jerusalén sería destruida" (1 Nefi 1:4). Los profetas, tales como Lehí y Jeremías fueron amenazados de muerte cuando hablaban de lo que muchos Judíos consideraban palabras blasfemas en contra de la ciudad santa.

Los sacerdotes y los falsos profetas decían de Jeremías, "En pena de muerte ha incurrido este hombre; porque profetizó contra esta ciudad, como vosotros habéis oído con vuestros oídos." (Jeremías 26:11). Jeremías respondió, "Jehová me envió a profetizar contra esta casa y contra esta ciudad..."

"Mejorad ahora vuestros caminos y vuestras obras, y oíd la voz de Jehová vuestro Dios, y arrepentíos, y Jehová apartará el mal que ha hablado contra vosotros." (TJS, Jeremías 26:12-13, versión oficial S.U.D.)

Judá no se arrepintió. La gran ciudad y el santo templo fueron destruídos, y los judíos fueron exilados. El pueblo escogido se olvidó de que el Señor está obligado sólo cuando hacemos lo que El dice (DyC 82:10.) La paz que prevalecía en Jerusalén durante los días de Melquisedec y la divina protección de la cual Jerusalén gozaba durante el reinado de Ezequías estaban estrictamente condicionadas a la obediencia a los convenios.

 

9. ¿Por qué razón los Judíos del Antiguo Testamento creían que Jerusalén no podía ser destruida? 
 
Por FRED E. WOODS         

Traducción Libre no oficial de este artículo publicado en la edición de ENSIGN de Diciembre de 1995.

Traductor : Jorge Albarrán Riquelme

Valdivia,  Marzo 1996


Volver Inicio

10.Los Discursos de Jose Smith 


Volver Inicio
   

               Traducción libre del Manual oficial de Instituto Church History in the Fulness of Times, págs.  258 y 259.

 

Traductor : Jorge Albarrán Riquelme

 

Fecha : 23 Septiembre 1996      Valdivia - Chile





 
Los Santos en Nauvoo frecuentemente escuchaban predicar al profeta José Smith, y muchos de ellos escribieron cuán conmovedoras eran aquellas experiencias. Se emocionaban con sus palabras y salían más fortalecidos en sus testimonios.

Brigham Young escribió, 'Tales momentos eran para mí más preciosos que todo el oro del mundo. No Importaba cuánta era mi pobreza-si tuviera que conseguir comida para mis esposa y para mis hijos, nunca desaproveché la oportunidad de aprender de lo que el profeta iba a enseñar.

Wandle Mace, un converso reciente, dijo que al escuchar al profeta ya sea en público o en privado, bajo el sol o la lluvia? le hizo tener la firme convicción de que José Smith había sido instruido por Dios. Nunca se perdió de ninguna oportunidad de escuchar a José predicar porque, según dijo él, José 'nos había estado alimentando con una deliciosa comida espiritual.'

James Palmer, un converso británico, señaló que el profeta 'se veía y tenía la apariencia de haber nacido en el cielo cuando predicaba o como al hubiese sido enviado de los mundos celestiales en una misión divina.'

No había un centro de reuniones lo suficientemente grande en Nauvoo como para permitir que todos los santos se reunieran para escuchar al profeta así que cuando hacía buen tiempo se reunían al aire libre bajo los árboles. Un lugar típico era una arboleda que formaba una especie de anfiteatro en la ladera oeste del templo. Este era uno de los lugares favoritos del profeta para hablarle a los santos. Durante el período en Nauvoo él se acostumbró a dar discursos en público. En los primeros días de la Restauración había dejado la mayor parte de la prédica a otros a quienes el consideraba que eran mejores oradores. Sin embargo, ahora, el predicaba con gran poder y autoridad en Nauvoo y en las comunidades aledañas. Sus casi doscientos discursos durante estos años modelaron el entendimiento de los santos sobre las doctrinas del evangelio e influenciaron grandemente a la Iglesia.

10. Los Discursos de José Smith

               Traducción libre del Manual oficial de Instituto Church History in the Fulness of Times, págs.  258 y 259.

Traductor : Jorge Albarrán Riquelme

Fecha : 23 Septiembre 1996    Valdivia - Chile

 

 
Volver Inicio

colormov.gif (4535 bytes)

 

Hora de Chile  
   
Publicidad  
   
Hoy habia 1 visitantes (14 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=