Mis Traducciones SUD
 
  Home
  Contacto
  Libro de visitantes
  Acerca del autor
  Articulos SUD 1 al 10
  Articulos SUD 11 al 20
  Articulos SUD 21 al 29
  Artículos SUD 30 al 40
  Artículos SUD 41 al 50
  Comentarios sobre Libros y Artículos
  Otros Links SUD
  Mis Otros Links
  Contador de visitas
  Noticias Anteriores
Articulos SUD 21 al 29



MIS TRADUCCIONES DE ARTICULOS SUD del Nº21 al 29

Selected LDS Articles translated by this author

29. Un Paso a la vez 

28. Citas sobre el Perdón

27 Citas sobre la Noche de Hogar

26. Citas sobre el Día de Reposo

25. Citas sobre la Orientación Familiar

24. "A los Niños de la Iglesia" por Pdte Ezra Taft Benson

23. Citas sobre las prioridades en la vida

22. El Templo: Reyes y Sacerdotes

21. ¿Por qué se construyó el templo Nefita según el modelo del templo de Salomón con menos materiales preciosos si estos parecían abundar en América?  



21. ¿Por qué se construyó el Templo Nefita según el modelo del templo de Salomón con menos materiales preciosos si éstos parecían abundar en América?     

Artículo por Jorge Albarrán Riquelme

Valdivia, Abril 2000

 

La clave puede hallarse en la diferencia que Nefi parece hacer entre "minerales preciosos" y "materiales preciosos". La definición de "materiales preciosos" abarca mucho más que sólo "minerales preciosos". Dicho de otro modo, Nefi no construyó su templo con exactamente todos los "materiales preciosos" originalmente usados en el templo de Salomón simplemente porque no se hallaban en América ni había la forma de importarlos en aquella época. No obstante Nefi declara que la obra de su construcción "era sumamente hermosa" (2 Nefi 5: 16). Lo que un erudito SUD - John L. Sorenson- sugiere, es que Nefi construyó su templo en forma similar al del templo de Salomón en el sentido que hizo una réplica proporcional de sus medidas. En su libro An Ancient American Setting for The Book of Mormon (Un Contexto Americano para el Libro de Mormón), Sorenson nos explica:

 "Su primer templo (Nefita) se construyó ‘según el modelo del templo de Salomón’ (2 Nefi 5:16), una estructura que Nefi había visto muchas veces en Jerusalén ya que esta antigua construcción todavía se erguía cuando Lehí y su familia dejaron la tierra de Judá. ¿Cómo se construyó este templo americano? Diferente a los modelos del viejo mundo en cuanto a los detalles, según nos asegura Nefi (2 Nefi 5:16). Los Nefitas usaron diferentes materiales por lo que las técnicas de construcción no podrían haber sido (exactamente) las mismas que se usaron para construir el modelo palestino. Por esto cuando Nefi dijo que la "manera de su construcción" fue semejante a la del templo de Jerusalén, el no podría haber querido expresar otra cosa más que el patrón general era similar. ¿Cuál fue este patrón y cuál era su función?

"El templo de Salomón se construyó sobre una plataforma de tal manera que la gente literalmente "subía" al templo. En su interior habían variados salones que diferían en su grado de santidad. Alrededor del templo había una especie de patio o plaza rodeada por una muralla. Los sacrificios se hacía dentro de esta área, en los altares a los que se ascendía por medio de escalones. Estos diversos niveles de las estructuras de los altares escalonados o en forma de terraza representaban los diferentes niveles del universo según lo concebían los israelitas y otros pueblos del Cercano Oriente. El edificio del templo estaba orientado de tal forma que los rayos del sol (considerados "la Gloria del Señor") del amanecer del equinoccio (ya sea el 21 de marzo o el 21 de septiembre) entraban exactamente a través de sus puertas, las que se habían abierto para tal ocasión, e iluminaban directamente su parte más sagrada. Estas mismas características caracterizaban generalmente la construcción de los templos mesoamericanos. La parte más sagrada del edificio, considerada el templo mismo, era por lo general de un tamaño modesto mientras que el área del patio o plaza se le daba una mayor amplitud. Torquemada, un antiguo sacerdote español en el nuevo mundo comparó los planos de los templos mexicanos con los del templo de Salomón y un experto moderno concuerda (con sus similitudes)." (Traducción Libre no oficial, Jorge Albarrán R.)

La importancia histórica dentro de la historia religiosa de Israel es que el templo de Salomón fue el primer templo fijo que se construyó en la nación luego del tabernáculo portátil. El Señor bendijo a Israel con una tierra propia para que se estableciera físicamente como nación y el templo sería su corona ubicada en la capital, Jerusalén, la ciudad Santa. El Señor reveló las medidas exactas del templo a Salomón y no se escatimaron esfuerzos para construir un templo con los mejores "materiales preciosos" que habían disponibles en aquel entonces. Esto no sólo incluía a los "minerales preciosos" como el oro sino la mejor madera disponible como los cedros que importó del rey Jirán de Tiro y las piedras preciosas que el rey Salomón cambiaba por el cobre, su principal producto de exportación. Además Salomón importó mano de obra para la elaborada construcción del templo, incluyendo los costosos objetos y ornamentos metálicos en su interior por los cuales el templo de Salomón llegó a ser tan famoso (Commentary on Book of Mormon by George Reynolds and Janne M. Sjodahl).

No es de extrañar entonces que el templo de Salomón haya influido como modelo para las colonias judías que llegaron a América como en el caso de la colonia nefita. Pero no era absolutamente necesario que se construyeran réplicas exactamente iguales en cuanto a los materiales y las técnicas de construcción usadas sino que se replicaran sus funciones bajo la autoridad del sacerdocio y allí morara "la gloria de Jehová", es decir, el sello de aprobación divina sobre el sagrado edificio construido bajo revelación. Dos eruditos SUD del evangelio, George Reynolds and Janne M. Sjodahl, señalaron al respecto:

"Nefi sí construyó un templo. Se construyó según el modelo del templo de Salomón. Así también lo hizo el judío Onías en Egipto (Antiguedades de Los Judíos, p. 461, Boston, 1849) Sólo que estos templos, eran por necesidad, más pequeños y menos costosos (cursiva añadida).

Uno no puede menos que evocar la acelerada construcción de nuevos templos más pequeños y menos costosos en esta última dispensación bajo la dirección del Pdte Hinckley y que sus funciones son idénticas a los antiguos y más costosos templos.Podrán haber algunas variaciones en los detalles pero su esencia, poder y autoridad es la misma. Un templo es La Casa del Señor, donde sus hijos pueden venir con gozo a recibir las ordenanzas exaltadoras para ellos y sus familias por tiempo y eternidad. Tal como los hnos Reynolds y Sjodahl lo han expresado:

"La construcción de templos según el modelo divino es el agente civilizador más grande de todos. Es el arte de las artes. No solamente la arquitectura sino que todas las otras artes –la escultura, la pintura, la música, la poesía, etc. son sus siervos más humildes. Dondequiera que el Señor tiene un templo, tiene un palacio, una morada suya. Y donde El mora hay una porción de cielo, asistido por las huestes gloriosas...alabándolo contínuamente con canciones de gozo eterno." (Commentary on Book of Mormon, de George Reynolds and Janne M. Sjodahl, Deseret Book, 1976)

 

21. ¿Por qué se construyó el Templo Nefita según el modelo del templo de Salomón con menos materiales preciosos si éstos parecían abundar en América?            

Artículo por Jorge Albarrán Riquelme

Valdivia, Abril 2000


Volver Inicio

22.  "REYES Y SACERDOTES"       



Volver Inicio

Traducción libre no oficial de este artículo publicado en THE SEER, Vol. 1, Nº10, octubre 1853. Su autor es Orson Pratt.

Traductor : Jorge Albarrán R. Fecha :30 septiembre 1999


El sacerdocio de Dios es la gran autoridad suprema, legal, que gobierna a todos los mundos redimidos y glorificados. En el se incluye el poder para crear mundos, asignar leyes fijas y permanentes para el gobierno de la materia en todas sus variadas operaciones, ya sea que actúe como partículas, masas, mundos o grupos de mundos. Es el poder que revela leyes para el gobierno de los seres inteligentes -que recompensa al obediente y castiga al desobediente- es el que gobierna a los principados, poderes y reinos para que lleven a cabo sus justas administraciones a través de todos los dominios. La AUTORIDAD REAL no está separada ni es distinta del sacerdocio, sino que simplemente una rama o porción del mismo. La,,AUTORIDAD SACERDOTAL es universal, teniendo poder sobre todas las cosas; -hasta que la Real sea perfeccionada, ésta está limitada a los reinos puestos bajo su jurisdicción; la primera nombra y ordena a la segunda; pero la segunda nunca nombra ni ordena a la primera; la primera controla las leyes de la naturaleza, y ejerce la jurisdicción sobre los elementos así como sobre los hombres; la segunda sólo controla a los hombres, y administras leyes justas para su gobierno.

Cuando ambas se combinan y el individuo es perfeccionada, el tiene todo poder tanto como rey como sacerdote; ambos oficios se funden en uno solo. La única diferencia es simplemente de nombre y no de autoridad : ya sea como rey o sacerdote, tendrá todo poder y dominio sobre todas las cosas, y reina sobre todo, Ambos títulos, combinados, no sólo le darán más poder que por separado. Es evidente que las diferencias de título sólo sirven para expresar las condiciones de las Cosas, previas a la glorificación y perfección de las personas que poseen el sacerdocio; porque cuando sean perfeccionados, tendrán todo poder para actuar en cada rama de autoridad por virtud del gran, todopoderoso y eterno sacerdocio, el cual poseen entonces podrán blandir sus cetros como Reyes; gobernar como Príncipes, ministrar como apóstoles; oficiar como maestros; o actuar en la posición más humilde o exaltada. No hay rama del sacerdocio que sea tan inferior a la cual no puedan condescender para oficiar allí; ninguna demasiado alta que no puedan alcanzar con el brazo del poder para controlarla.

Los Santos reciben el oficio SACERDOTAL Y REAL aquí en esta vida; de aquí que Juan el Revelador se expresa de la siguiente manera: "Al que nos amó* y nos lavó de nuestros pecados con Su sangre, y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, Su Padre; a Él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos." (Apocalipsis 1:5-6). Los Santos, al ser ordenados en esta vida como Reyes y Sacerdotes, poseerán la autoridad después que mueran y vayan al mundo de los espíritus. Por ello Juan los oyó cantar el siguiente cántico en el mundo espiritual: "Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra." (Apocalipsis 5:8-9) Los Santos no sólo retendrán el oficio de Reyes y Sacerdotes mientras sean espíritus desincorporados sino que también poseerán este oficio después de la resurrección. Juan El Revelador escribe, "Bienaventurado el santo que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con Él por mil años" (Apocalipsis 20:6) No sólo reinarán en la tierra por mil años después de la resurrección sino que en otro pasaje Juan nos dice : "Y reinarán por los siglos de los siglos" (Apocalipsis 22:5) Por consiguiente, todos los Santos que son ordenados Reyes y Sacerdotes en esta vida retendrán este oficio y su poder eterno para siempre jamás llegando a ser como Melquisedec, a semejanza del hijo de Dios y serán sacerdotes para siempre. Por lo tanto, el sacerdocio, en lo concerniente a una duración futura, es eterno y no tendrá fín.

22.  "REYES Y SACERDOTES"       

Traducción libre no oficial de este artículo publicado en THE SEER, Vol. 1, Nº10, octubre 1853. Su autor es Orson Pratt.

Traductor : Jorge Albarrán R. Fecha :30 septiembre 1999

 
Volver Inicio


23. CITAS SOBRE LAS PRIORIDADES EN LA VIDA       


Volver Inicio

Selección y traducción no oficial de estos extractos.

           Traductor : Jorge Albarrán Riquelme

Valdivia, 6 Octubre  1996

 

JOHN A. WIDTSOE:

"El Salvador dio de sí mismo, di6 su propia vida para que pudiéramos vivir. El sacrificar para que otros fueran bendecidos era lo que enseñaba Su palabras Su obra, Su vida. El sacrificio es la evidencia del verdadero amor. Sin sacrificios el amor no se manifiesta. Sin el sacrificio no existe el verdadero amor, o la bondad... No amamos a nadie a menos que nos sacrifiquemos por ese alguien. Podemos medir el grado de amor que tenemos hacía alguien o a una causa por el sacrificio que hacemos por ellos... El sacrificio nos eleva a la semejanza de Dios, a la similitud de nuestro hermano mayor Jesucristo."(Conferencia General de Abril 1943. pág.38)

 

ELDER JOSEPH FIELDING SMITH:

"En los primeros días de la Restauración, los hermanos de la Iglesia venían al profeta José Smith para preguntarle qué era lo que el Señor deseaba que ellos hicieran. El profeta les respondía diciendo, "poner de manifiesto la causa de Sión," Esa es nuestra obra, establecer Sión. edificar el reino de Dios, predicar el evangelio a cada criatura en el mundo de tal manera que ningún alma sea pasada por alto cuando existe para nosotros la posibilidad de presentarle la verdad," (Conferencia General Abril 1951, pág.152-3)

 

PRESIDENTE JOHN TAYLOR:

"Prometo a los Santos de los Ultímos Oías que si hacen estas cosas permitiendo que Dios les dicte en los intereses de Isarael y la edifícación del reino de Dios, de Su Sión en la tierra, y se dejan a si mismos y a sus intereses individuales fuera de toda pregunta, y sienten que están actuando por El y Su reino, llegarán a ser el pueblo más rico de toda la tierra, y Dios los bendecirá y derramará riquezas Inteligencia y todas las bendiciones que la tierra pueda otorgar," (En Kaysville, 2 marzo 18799 Journal of Discourses 20:164 y Enseñanzas de los Profetas de los ultimos Días EYJas,,105.)

23. CITAS SOBRE LAS PRIORIDADES EN LA VIDA     

Selección y traducción no oficial de estos extractos.

           Traductor : Jorge Albarrán Riquelme

Valdivia, 6 Octubre  1996

 
Volver Inicio

 

     24. A LOS NIÑOS DE LA IGLESIA     


Volver Inicio
  

Traducción no oficial de un discurso dado por el Presidente Ezra Taft Benson en la conferencia general del 2 de abril de 1989.

Artículo traducido por Jorge Albarrán Riquelme

Valdivia, Agosto  1994

 

Mis queridos hermanos y hermanas,cómo me regocijo en los mensajes que han sido entregados desde este púlpito en esta gran conferencia general de la iglesia.

Los mensajes son verdaderos. Son importantes. Son vitales para nuestra salvación, y con todo mi corazón los encomiendo a ustedes.

En las reuniones generales anteriores de la iglesia, me he dirigido específicamente a las madres y los padres, a los hombres jóvenes ya las mujeres jóvenes, a las hermanas adultos solteras y a los hermanos adultos solteros.

En este mensaje de cierre de la conferencia, me gustaría hablar a los niños de la iglesia- si, a ustedes, nuestros preciosos. Y a medida que escuchen oro para que ustedes puedan saber que éste es un mensaje sólo para ustedes.

¡Cuánto os amo! ¡Cuánto os ama vuestro Padre Celestial!

Tal como los dice la hermosa canción de la primaria, cada uno de ustedes es verdaderamente un hijo de Dios. Para ustedes, ricas bendiciones les están aguardando, y si aprender a hacer Su voluntad, ustedes vivirán con El una vez más.

Hoy quisiera enseñarles lo que nuestro Padre Celestial quiere que uds sepan de tal manera que puedan aprender a hacer Su voluntad y disfruten de la verdadera felicidad. Ello les ayudará ahora y a través de toda vuestra vida.

En primer lugar, puedo decir que me siento maravillado de saber cuánto están aprendiendo del libro de Mormón. Esta es una de las cosas muy importantes que nuestro Padre Celestial quiere que hagáis.

Se que estáis leyendo el Libro de Mormón porque he recibido cientos de cartas de uds diciéndome que están leyendo este libro sagrado. Me hace llorar de gozo cada vez que lo oigo.

Muchos de uds han leído el Libro de Mormón completamente. En las noches de hogar en la primaria habéis dramatizado historias del Libro de Mormón, habéis cantado canciones sobre el Libro de Mormón, habéis aprendido los nombres de los libros del Libro de Mormón, habéis jugado juegos basados en el Libro de Mormón, habéis aprendido acerca de este maravilloso libro de profetas mormones. Incluso algunos de uds han ganado dinero para enviar copias del Libro de Mormón a través del mundo.

Cuán complacido me siento al saber de vuestro amor por el libro de Mormón. Yo también lo amo, y el Padre Celestial quiere que continuéis aprendiendo más del libro de Mormón cada día. Este es un regalo especial de Nuestro Padre Celestial para vosotros. Al seguir sus enseñanzas aprenderéis a hacer la voluntad de nuestro Padre Celestial.

También espero que vuestro padres y líderes os den oportunidades de aprender sobre Doctrina y Convenios, La Perla de Gran Precio así como la Biblia.

Ahora, hay otras cosas importantes que nuestro Padre Celestial quiere que hagáis.

El quiere que le oréis a El cada día. El quiere ayudaros porque os ama, y El os ayudará si uds le oran y le piden ayuda. En sus oraciones también agradézcanle por vuestras bendiciones. Dadle gracias por haber enviado a nuestro hermano mayor, Jesucristo, al mundo. El ha hecho posible que podamos regresar a nuestra morada celestial. Agradecedle por vuestra familia, por la iglesia, por este maravilloso mundo en que viven. Pídanle Su protección. En vuestras oraciones, pídanle que les ayude a saber qué hacer en vuestras vidas. Cuando cometen errores, nuestro Padre Celestial aun los ama, y El les ayudará de nuevo a hacer lo correcto.

Oren a nuestro Padre Celestial para que les bendiga con Su Espíritu en todo tiempo. A menudo llamamos al Espíritu el Espíritu Santo. El Espíritu Santo es también un don de nuestro Padre Celestial.El Espíritu Santo os ayuda a escoger los correcto, os protege de lo maligno, os susurra con una voz quieta y apacible para que hagáis lo bueno. Cuando uds hacen lo que es bueno, uds se sienten bien, y éste es el Espíritu Santo que les habla. El Espíritu Santo es un maravilloso compañero. El siempre estará allí para ayudarles.

Mis queridos niños y niñas, honren a sus padres y a sus madres. Ellos les ayudarán a tomar buenas decisiones.Disfruten el estar con sus abuelitos y respétenlos. Sean verdaderos amigos de sus hermanos y hermanas. Elijan a amigos que tengan grandes ideales.Escojan a amigos que les ayudarán a hacer lo bueno.

Asistan a las reuniones sacramentales. Escuchen cuidadosamente lo que su obispo les diga. El es un líder espiritual importante quien tiene un llamamiento especial de Nuestro Padre

Celestial para ayudarles.

Disfruten de la Primaria, y asistan cada semana. Traigan a sus amigos miembros y no miembros a la primaria. Aprendan bien las canciones de la primaria. Son maravillosas. Memoricen los artículos de fe y gánense el Premio del Evangelio en Acción.

Sean honestos.No mientan ni roben. No engañen. No sean profanos sino limpios de pensamiento y palabra.

Sean verdaderos santos de los últimos días. Sean firmes en sus creencias. Una de mis canciones favoritas de la primaria es "Dare to do right." En una parte dice,

Atreveos a hacer lo justo! Atreveos a hacer lo justo!

Tenéis una obra que nadie más puede hacer;

Hacedla tan valientemente, tan bien,

Que los ángeles se apresuren a contar tu historia. (Sing with me,B-81)

Recordad, Satanás no quiere que seáis felices. El no quiere que os atreváis a hacer lo justo. El quiere que seáis miserables como él. El ha atrapado los corazones de hombres y mujeres inicuos quienes quieren haceros participar en malas cosas

tales como la pornografía, las drogas, la liviandad y la inmoralidad. Permanezcan lejos de estos males. Eviten todo tipo de libros, videos , películas y programas de televisión que no sean buenos. Tal como las escrituras nos lo dicen, evitad la apariencia misma del pecado.(véase 1 tesalonicenses 5:22).

Vístanse modestamente. Elijan ropa que cubran sus cuerpos adecuadamente. Comportense de un modo amable y cortés. Cumplan con La Palabra de Sabiduría. Guarden el día de reposo. Escuchen buena música. Hagan su mejor esfuerzo para ser buenos.

Hagan bien su trabajo escolar y esfuércenze por ser buenos estudiantes.

Con la ayuda de sus padres, comiencen su propia biblioteca de libros, cassettes y posters que están disponibles en los centros de distribución. Disfruten leyendo cada mes la revista Friend en su hogar o las revistas internacionales.

Amen el país en el que viven. Sean buenos ciudadanos. Sean patrióticos. Icen su bandera para las fechas especiales. Oren por los líderes de su país.

Niños de la Primaria, planifiquen y busquen servir una misión de tiempo completo para el Señor. Jovencitas, estén preparadas para el servicio misional si son llamadas pero también aprendan de sus madres las habilidades hogareñas que ustedes usarán en su propio hogar.

Ahora quisiera decir algo a ustedes niños que no se sienten seguros y quienes están temerosos o heridos y que no saben qué hacer. A veces pueden sentirse solos. Necesitan saber que aunque parezca que a nadie se preocupe, Nuestro Padre Celestial sí se preocupa. El siempre les amará. El quiere que uds estén protegidos y a salvo. Si no es así, por favor conversen con alguien que puedan ayudarles -uno de los padres, un maestro, su obispo o un amigo. Ellos les ayudarán.

Estoy seguro que cada uno de ustedes tiene su propios relatos favoritos de las escrituras. Una de mis historias favoritas se encuentra en el capítulo diecisiete de 3 Nefi en el Libro de Mormón. Habla acerca de la visita de Jesús al continente americano después de Su resurrección. Nos habla acerca de Jesús sanando a los enfermos y enseñando a la gente y orando a Nuestro Padre Celestial por ellos.Esta es una de mis partes favoritas de aquella historia:

"Y aconteció que cuando Jesús hubo concluído de orar al Padre, se levantó; pero era tan grande el gozo de la multitud, que fueron dominados.Y sucedió que Jesús les habló, y mandó que se levantaran. Y se levantaron del suelo, y les dijo: Benditos sois a causa de vuestra fe. Y ahora he aquí, es completo mi gozo. Y cuando hubo dicho estas palabras lloró, y la multitud dió testimonio de ello; y tomó a sus niños pequeños, uno por uno, y los bendijo y rogó al Padre por ellos. Y cuando hubo hecho esto lloró de nuevo; y habló a la multitud, y les dijo: Mirad a vuestros pequeñitos. Y he aquí , al levantar la vista para ver, dirigieron la mirada al cielo, y vieron abrirse los cielos, y vieron ángeles que descendían del cielo cual si fuera en medio de fuego; y bajaron y cercaron a aquellos pequeñitos, y fueron rodeados de fuego; y los ángeles les ministraron." (vs 18-24)

Les prometo, amados niños, que los ángeles les ministrarán también. Puede que ustedes no los vean, pero ellos estarán allí para ayudarles y ustedes sentirán su presencia.

!Favorecidos fueron los que a Jesús se acercaron¡ A quienes en sus brazos El cogió tal como lo hacen los padres tiernos, Cristo el Señor "Nuestra cabeza viviente." Dijeron esto los niños. "De los tales será mi reino, dejadlos venir." Oíd el ruego del Salvador, "Dejad que los niños vengan a mí." ("Let the Little Children Come," Sing with Me,B-14)

Queridos niños, nuestro Padre Celestial los envió a esta tierra porque son algunos de sus hijos más valientes. El sabía que habría mucha maldad en el mundo hoy, y sabía que ustedes podrían ser fieles y obedientes

Estimados niños, ustedes son un regalo de Dios para sus padres, y el regalo que sus padres pueden darles a Dios es traerlos a ustedes de vuelta a El dulces, puros y fieles.

Queridos niños, Nuestro Padre Celestial los envió a esta tierra en esta tiempo porque ustedes son algunos de Sus hijos más valientes. El sabía que habría mucha iniquidad en el mundo hoy día, y El sabía que ustedes podrían ser fieles y obedientes.

Sus líderes deben llamar a hombres y mujeres fieles para que les enseñen en la primaria. Debemos proveerles de experiencias tempranamente en sus vidas que les ayuden a saber cómo vivir el evangelio.

Dios bendiga a los niños de esta iglesia. ¡Cuánto os amo! ¡Cuánto os ama Nuestro Padre Celestial! Y que podamos, como

vuestros padres, maestros, y líderes, ser más como niños -más sumisos, más mansos y más humildes.

Quisiera terminar mi mensaje en este día con la oración de que siempre podamos responder a vuestro clamor así como ustedes lo cantan tan dulcemente:

Guíenme; enséñenme la senda a seguir para que algún yo con El pueda vivir.

Y entonces, como sus padres, nosotros les cantamos:

Ven pequeñito, y juntos los dos aprenderemos las leyes de Dios para volver a vivir con Jesús, para siempre andar en la luz.

Y juntos cantamos:

Padre, las gracias queremos rendir, pues nos enseñas la senda a seguir. A tí loores cantamos, oh Dios. Juntos vamos a andar en la Luz. ("Teach Me to Walk in the Light," Hymns, 1985, no.304)

Por ello yo oro fervientemente por los niños de la iglesia, en el nombre de Jesucristo, amén.

 

     24. A LOS NIÑOS DE LA IGLESIA     

Traducción no oficial de un discurso dado por el Presidente Ezra Taft Benson en la conferencia general del 2 de abril de 1989.

Artículo traducido por Jorge Albarrán Riquelme

Valdivia, Agosto  1994


Volver Inicio

25. CITAS SOBRE LA ORIENTACIÓN FAMILIAR  


Volver Inicio
        

Selección y traducción no oficial de estos extractos.

    Traductor : Jorge Albarrán Riquelme

 

"No hay ningún substituto de la Orientación familiar. No tenemos la necesidad de nombrar ningún comité especial para activar a los élderes o a los futuros élderes. No necesitamos extender un llamamiento especial ni hacer areglos especiales para la obra de hermanamiento. En lugar de ello tenemos a los maestros orientadores para que hagan las cosas que se les mandó por revelación. La orientación familiar es la mejor fuente de recursos en la Iglesia.

Los maestros orientadores visitan los hogares de los miembros, velan por los Santos, los fortalecen y cuidan de que no haya iniquidad en sus vidas y que cumplan con sus deberes."

BRUCE R. McCONKIE ("Solamente un Elder", Liahona, Junio 1975)

 

 

"La orientación familiar es una de las mayordomías más importantes del presidente del quórum de élderes y es también uno de los principales deberes de todo poseedor del sacerdocio.

"El presidente del quórum de élderes debe enseñar el programa de la orientación familiar a los hermanos y alentarles a llevarlo debidamente a la práctica.

"Los maestros orientadores deben visitar con regularidad a los miembros y demostrarles amor, enseñándoles el evangelio e invitándoles a venoir a Cristo, exhortándoles a la oración y estimulándoles a cumplir con sus obligaciones familiares. También deben ayudar a los miembros en ocasión de enfermedades, fallecimientos, soledad, desempleo y otras necesidades espirituales.(DyC 20: 51, 53 y 59)."

(Manual Líderes del Sacerdocio, pág. 18)

 

 

El Presidente David O´ McKay expresó el espíritu y visión que deben tener los maestros orientadores cuando señaló:

"Para llevar a cabo plenamente nuestra labor como maestros orientadores

debemos estar contínuamente conscientes de las actitudes, las actividades, los intereses, los problemas, el empleo, la salud, la felicidad, las metas y las necesidades físicas, temporales y espirituales de cada uno -de cada niño, joven y adulto de las familias que hayan sido colocadas bajo vuestra confianza y cuidado."

("Para el Perfeccionamiento de los Santos", Improvement Era, Enero 1968.)

 

 

Para ayudar a los maestros orientadores en esta tarea, los presidentes de quórum de élderes tienen una inspirada herramienta de gran valor : LAS ENTREVISTAS MENSUALES DE LA ORIENTACIÓN FAMILIAR.

"Los líderes de quórum supervisan, motivan y capacitan a los maestros orientadores que estén bajo su dirección. La oportunidad más propicia para hacerlo es durante las reuniones del sacerdocio, en las que se pueden hacer recordatorios y dar instrucciones y en las entrevistas mensuales de la orientación familiar." (Manual Para los Líderes del Sacerdocio de Melquisedec, pág. 10; énfasis añadido.)

Estas entrevistas -realizadas por lo menos una vez al mes a los compañeros menores, tienen por finalidad 3 propósitos, según el mismo manual:

"1. Recibir un informe de los maestros orientadores sobre las visitas que hicieron y el

servicio que brindaron durante el mes anterior a los miembros que tienen asignados.

"2. Considerando el bienestar temporal y espiritual de los miembros , fijar metas y planear

actividades que sirvan para satisfacer las necesidades de los miembros, y

"3. Motivar, inspirar y capacitar a los maestros orientadores. "

 

Capacitación Presidentes Quórumes de Elderes, Reunión Líderes del Sacerdocio, 3 Mayo 1997

 

 

25. CITAS SOBRE LA ORIENTACIÓN FAMILIAR      

Selección y traducción no oficial de estos extractos.

    Traductor : Jorge Albarrán Riquelme

  
Volver Inicio

 

26. CITAS SOBRE EL DÍA DE REPOSO       


Volver Inicio
  

Para descargar este artículo haz click aquí.

Selección y traducción no oficial de estos extractos.

           Traductor : Jorge Albarrán Riquelme Valdivia, 2 Mayo 1997

 

Presidente Joseph F. Smith: "Los miembros no están mostrando su celo y ardor en su fe y deberes religiosos cuando se arrancan temprano en la mañana en los autos, en grupos a los lugares de veraneo y visitan amigos o lugares de diversión con sus esposas e hijos." (Doctrina del evangelio, pág.246.)

 

Presidente Ezra Taft Benson : "Ahora, ¿Qué hay con respecto a aquellas actividades que no calzan con el espíritu o el propósito del día de reposo ? Me parece que se debieran evitar las siguientes cosas en el día de reposo:...visitar centros de diversión, visitar amigos con fines únicamente sociales, pasear en auto, perder el tiempo y participando en cualquier otro tipo de diversión...hacer deportes e ir al cine...ir de compras o apoyar cualquier negocio que abra los domingos tales como las fruterías, los supermercados, los restoranes y las estaciones de servicio." (Santificar el Día de Reposo, Liahona (en Inglés) Mayo 1971, págs. 6-7)

Presidente Heber J. Grabt, Anthony W. Ivins y Charles W. Nibley (La Primera Presidencia): "Que se suspenda toda labor innecesaria y que no se anime o apoye la asistencia de miembros a lugares de recreación o diversión en el día de reposo. Si (santificamos) el día de reposo en nuestras reuniones y en nuestros hogares nuestras familias y las comunidades serán grandemente bendecidas." (Liahona, The Elders’s Journal, Octubre 1940.)

 

Presidente Spencer W. Kimball: "El Salvador insiste repetidamente sobre santificar el Día de Reposo. El reconocía el hecho de que se debía sacar al ganado del establo para llevarlo a tomar agua y alimentarse y que habían otros deberes por hacerse. También reconoció que los bueyes podrían atascarse en el lodo o que el asno pudiera caerse al pozo ; pero ni en el la letra ni en el espíritu El jamás aprobó que el Día de Reposo fuese dedicado a tareas regulares o para jugar o para divertirse." (Las Enseñanzas de Spencer W. Kimball, pág. 216.)

 

Elder Harold B. Lee: "¿Acaso no podemos esperar que además de nuestras actividades de adoración en el Día del Señor también reduzcamos nuestras labores hogareñas al mínimo, y que fuera del hogar sólo se hagan las tareas esenciales? Hagamos de este día un día de oración, de un estudio concienzudo de las escrituras y de otros buenos libros. Mientras estéis llenos del gozo del Día de Reposo escribid una carta a vuestra novia, a un ser querido ausente o a un amigo que pueda necesitar vuestra fuerza espiritual. Haced de vuestros hogares un lugar para cantar y tocar música que esté en harmonía con el espíritu del día. Al terminar el atardecer cuando os juntáis con vuestras familias o con amigos para vuestra propia "charla fogonera", conversad acerca de las preciosas verdades del evangelio y terminadla con una oración familiar. Mi propia experiencia me ha enseñado que los avisos de nuestra consciencia al miembro fiel es el indicador más seguro para saber qué es contrario al espíritu de adoración del Día de Reposo." (Las Decisiones para una Vida Exitosa, pág. 148.)

 

26. CITAS SOBRE EL DÍA DE REPOSO   

Selección y traducción no oficial de estos extractos.

           Traductor : Jorge Albarrán Riquelme Valdivia, 2 Mayo 1997

  
Volver Inicio

 

27 .CITAS SOBRE LA NOCHE DE HOGAR         


Volver Inicio

Selección y traducción no oficial de estos extractos.

           Traductor : Jorge Albarrán Riquelme

Valdivia, 30 Agosto 1997

 

LA NOCHE DE HOGAR Conferencia General Octubre 1965 Alvin R. Dyer

En una carta enviada por el secretario ejecutivo de una de las denominaciones cristianas más grandes de norteamérica, la cual había solicitado un completo resumen del programa de la Noche de Hogar de esta Iglesia tal como se ha impreso, señaló lo siguiente : "El programa de la Noche de Hogar de la Iglesia Mormona nos ha elevado e inspirado." (Conferencia General, Abril 1969,Franklin D. RichardsPar 24.)

La Iglesia ofrece un programa familiar de la noche de hogar el cual le brinda a la familia la oportunidad de entender el principio de la lealtad y de cómo incorporarla a nuestras vidas. El Pdte Mckay ha prometido que cuando se hace la Noche de Hogar se tendrán grandes bendiciones, habrá amor en el hogar, la obediencia a los padres aumentará y la fe se desarrollará en los corazones de la juventud. La lealtad familiar significa que cada miembro de la familia apoye a los demás. La lealtad en la familia abarca amor y aprecio y se muestra en la disposición de sacrificarse por el otro. (Las Enseñanzas de Ezra T. Benson )

"En 1915 la Primera Presidencia de la Iglesia inauguró el programa de la Noche de Hogar con una carta. ¿Qué más podría ser más enriquecedor que un servicio compasivo en el que la familia completa participa? Tales actividades pueden hacer sentir a los jóvenes el deseo de ayudar personalmente a otros en tiempos de necesidad." ("Fortaleciendo a la Familia," Conferencia de Area en las Filipinas, 12 Agosto 1975.)

Conferencia General Abril 1969 Marion G. Romney

En 1965, como una ayuda para que los padres enseñen a sus hijos, se inauguró el programa de la Noche de Hogar. Al presentar el manual el Pdte McKay dijo :"Estas lecciones para enseñar a vivir el evangelio en el hogar se ofrecen como ayudas para la Noche de Hogar.

"Exhortamos a los padres a que reúnan a sus familias y los instruyan en justicia, en amor familiar y en lealtad. El hogar es la base de una vida justa y ninguna otra cosa puede reemplazarla. No se pueden resolver los problemas de estos tiempos difíciles en ningún otro lugar y de ninguna otra manera que no sea por medio del amor y la rectitud, el precepto y el ejemplo y la devoción al deber en el hogar." (Manual de la Noche de Hogar, 1965, p. iii.)

Conferencia General Octubre 1970 Boyd K. Packer

"Con este programa [la Noche de Hogar] viene la promesa de los profetas, los profetas vivientes, de que si los padres se reúnen con sus hijos una vez a la semana y les enseñan el evangelio, los hijos de esas familias no se desviarán del camino."

Para los jóvenes el estar en el mundo pero no ser del mundo, nunca ha sido tan difícil como hoy en día. La Noche de Hogar es una barrera importante contra las obras de Satanás. "

Teachings of Ezra T. Benson

27 .CITAS SOBRE LA NOCHE DE HOGAR      

Selección y traducción no oficial de estos extractos.

           Traductor : Jorge Albarrán Riquelme

Valdivia, 30 Agosto 1997

 
Volver Inicio

28. CITAS SOBRE EL PERDÓN           


Volver Inicio

Selección y traducción no oficial de estos extractos.

           Traductor : Jorge Albarrán Riquelme Valdivia,

Valdivia, 18 Enero 1997

 

Elder SPENCER W. KIMBALL:

"Toda persona normal es responsable por los pecados que comete y sería igualmente responsable por el castigo al haber quebrantado esas leyes. Sin embargo, la muerte de Cristo en la cruz nos ofrece una liberación del castigo eterno por la mayoría de nuestros pecados. El tomó sobre sí el castigo por los pecados del mundo, con el entendimiento de que aquellos que se arrepienten y vienen a El serán perdonados de sus pecados y eximidos del castigo." (El Milagro del Perd6n, pág. 133)

 

 

Presidente Joseph F. Smith:

"Es extremadamente dañino para cualquiera que posea el sacerdocio y goze del Don del Espíritu Santo, el dar cabida a un espíritu de envidia o malicia o malicia o venganza o intolerancia hacia su projimo. Debemos decir en nuestros corazones juzgue Dios entre ti y mí pero en cuanto a mí, yo perdonar. Quiero decirles a todos los Santos de Los Ultimos Días que den cabida a un sentimiento de,no perdonar, en sus almas, son más culpables y censurables que ha pecado contra ellos." (Conferencia General, Oct. 1902)

 

  

Spencer W. Kimball:

"No hay peligro al dar por sentado que nada de lo que hizo Jes6s le ocasion6 mayor gozo que perdonar a sus semejantes. Di6 su propia vida a fin de que pueda perdonarse la transgresión de Adán y se nos exima a nosotros de las consecuencias de este acto.

"Hagamos, cada cual, un examen retrospectivo de nuestra propia vida y evoquemos la ocasión en que hemos perdonado a alguien. ¿Ha habido otro gozo que ha causado mayor satisfacción? ¿Ha habido otro gozo que haya ocasionado mayor satisfacción? ¿Ha habido sentimiento más ennoblecedor? La actitud de perdonar no da cabida a los sentimientos destructores de la pequeñez, la mezquindad, el odio o deseos de venganza. "El perdón es mejor que la venganza; porque el perdón es señal de una naturaleza apacible, más la venganza es indicación de una naturaleza salvaje." (El Milagro del Perdón, pág. 283 -Traducci6n al español oficial.)

 

 CITAS SOBRE EL PERDÓN

Selección y traducción no oficial de estos extractos.

           Traductor : Jorge Albarrán Riquelme Valdivia,

Valdivia, 18 Enero 1997


Volver Inicio






29. UN PASO A LA VEZ    John S. Tanner   

 
Volver Inicio

Traducción Libre no oficial de Jorge Albarrán Riquelme. 

Valdivia, Marzo de 2007  

 
Este discurso se encuentra disponible en el Libro BYU Devotional and Fireside Speeches 1991-92

©1995  Brigham Young University. Todos los derechos reservados

     

 

En un breve ensayo humorístico titulado “Sobre la Meta Preocupación Trascendental”, [1] el escritor científico Lewis Thomas nos hace notar que “El preocuparse es la más natural y espontánea de todas las funciones humanas….El hombre es un animal de preocupaciones.” Esta rara capacidad de preocuparse”, señala Thomas, “es un rasgo que necesita un mayor desarrollo y perfección.” La mayoría de nosotros tiende a desatender la actividad, viviendo precariamente al filo de la navaja de la ansiedad pero nunca saltando hacia ella...” Para remediar esto, Thomas nos recomienda la práctica de la Meta Preocupación Trascendental (ó MPT), de preferencia “antes del trabajo y tarde en la noche justo antes de la insomnia.”

 
    Para practicar
la MPT. , Thomas recomienda ponerse en la posición más incómoda posible, tensar todos los músculos; cerrar los ojos con fuerza “hasta que el esfuerzo cause un ligero temblor en las pestañas”; enfocarse en el esfuerzo muscular requerido para respirar (de preferencia intentando inhalar a través de una fosa nasal a la vez; entonces repetirse un manera adecuado como la palabra “preocupado”. Pronto Ud, experimentará los vertiginosos placeres de la angustia. Las preocupaciones volarán dentro y fuera de su conciencia como aves de carroña –un torbellino de imágenes de bosques tropicales incendiándose, espinillas hinchadas, las cuentas de la Visa impagas, la deuda nacional, el Centro de Pruebas, cinturas en expansión, el pelo que se va cayendo,  los trabajos escritos atrasados, los exámenes finales de clases a las que nunca asistió. Déjese llevar completamente por esta sensación de ansiedad. Entonces, si ha sido bendecido con el temperamento nervioso correcto, terminará sumergiéndose en la etapa final de la MPT.: “preocupación pura sobre la preocupación.” En este punto, Ud. habrá logrado llegar a lo que Thomas denomina “la Sabiduría de Occidente”, ó la “Meta preocupación Trascendental”.

Debo confesar que a veces muy tarde en la noche, entre la vigilia y el sueño, experimento este estado rarificado de MPT, o preocupación por la preocupación. Hablo hoy como uno que ha estado personalmente familiarizado con aquella canción de los sesenta llamada “las escalofriantes horas y minutos de incertidumbre” [2]. Hago esta confesión, sin embargo, para hablar de fe y esperanza, con las que estoy también íntimamente familiarizado.

Según Parley P. Pratt, los pioneros que sobrellevaron el primer terrible invierno en el valle de Lago Salado sufrieron más del temor que de la verdadera hambre [3]. Piensen en ello. Recordemos cuán hambrientos estaban los Santos: “La gente trató de comerse los cuervos, la parte superior de los cardos, cortezas de árboles, raíces, y los bulbos de las azucenas –cualquier cosa que les pudiera servir de nutrición o que les llenase el estomago vacío”[4]. Pero aún así, sufrieron mucho más por la incertidumbre. Debido a que “el valle era nuevo”, dice el hermano Pratt, “ni nunca se había probado que se pudiera sembrar ningún grano.”[5]

La incertidumbre puede ser más escalofriante que el invierno, la duda más corrosiva que el hambre, las tempestades de la mente más aterradoras que la lluvia furiosa. Tal como el rey Lear de Shakespeare lo declara: “Esta tempestad en mi mente / quita de mis sentidos todo sentimiento, / excepto lo que late aquí”. 

Y, de forma similar, Alexander Solzhenitsyn describe una reacción peculiar evidente en mucha gente arrestada por la policía secreta soviética: “ ¡A veces la principal emoción de la persona al ser arrestada es de alivio y felicidad!”. Después de todo, explica Solzhenitsyn, hay una especie de agotamiento que es “peor que cualquier tipo de arresto.” El nos ilustra este punto con el ejemplo de un sacerdote quien, habiendo eludido a la policía durante 8 años, “sufría tan penosamente con esta vida vertiginosa que cuando fue finalmente arrestado en 1942 cantó himno de alabanzas a Dios.”[6]

El no saber cuándo o si alguna vez se terminará una aflicción es a menudo más desgastador que la misma aflicción. Esto, que yo llamo la prueba dentro de la prueba, constituye un eterno dilema humano. A través de todas las épocas se repite como un eco la súplica “¿Cuánto tiempo más, oh Señor, cuánto más?”[7]. Nosotros suponemos que podríamos enfrentar valientemente cualquier obstáculo siempre y cuando supiéramos que terminaría y cuando se acabaría. Pensemos, por ejemplo, cuánto mejor Uds. estudiantes solteros de mayor edad soportarían seguir solteros si supieran que en tres años más se casarían con una buena persona –o que, al revés- supieran que nunca se casarán. No es el hecho de seguir soltero sino la incertidumbre de no saberlo lo que hace la prueba intolerable. De manera similar, piensen Uds. los estudiantes solteros cuánto soportarían mejor el estar económicamente muy apretados si supieran que su situación terminaría, que supieran que en un tiempo sin ninguna duda podrían comprar la casa que han soñado y encontrar un empleo para el cual se han preparado. Cuán valiente y alegremente enfrentaríamos nuestras pruebas si supiéramos su resultado final. Incluso podríamos enfrentar con un mayor coraje la muerte si tan sólo supiéramos el tiempo de nuestra partida.

En períodos de pruebas prolongadas, anhelamos que el Señor nos llevara a lo alto de una montaña, tal como lo hizo con Moisés, y allí nos revelara en detalle el curso de nuestra vida (véase Moisés Capítulo 1). En vez de ello, Dios nos requiere que andemos errantes como Abraham, tal como “extranjeros y peregrinos sobre la tierra” (Hebreos 11:13), viviendo de promesas. El vivir en este lado del velo es andar “por fe, no por vista” (2º Corintios 5:7); implica “busca(r)” al Señor (Véase Hechos 17:27; DyC 101:8) a medida que ilumina nuestro sendero al hogar, un paso a la vez.

Acabamos de cantar los versos escritos por John Henry Newman, los cuales expresan esta misma idea. Newman escribió “Guíanos, luz maravillosa” a bordo de un barco de regreso de Italia a Inglaterra. Estaba enfermo y añoraba su hogar; había ya sufrido de malaria. Aun cuando no lo sabía, el estaba a punto de dar los primeros pasos tambaleantes de una peregrinación que finalmente lo guiaría a él, y a muchos de los que lo siguieron, a otra Iglesia. Es en estas circunstancias que Newman escribe:

 

“Guíanos, luz maravillosa, en esta oscuridad lúgubre que nos rodea;

No dejes de iluminarnos,

La noche es densa y tenebrosa, y me encuentro lejos del hogar

No dejes de iluminarnos,

Impídeme de hacer lo que quiero y no debo;

No te pido ver el horizonte

Sólo un paso a la vez, es suficiente para mí.” (Hymns, 1985, Nº97)

El último verso contiene una frase que se ha convertido en un lema para mi esposa Susan y para mí durante los largos años de universidad: “No te pido ver el horizonte – sólo un paso a la vez, es suficiente para mí.”

Cuán a menudo Susan y yo nos hemos sentido consolados con esta frase. Aún así con aquellas palabras en nuestros labios, nosotros todavía andábamos  cuidadosamente hacia un futuro que parecía tan precario y en el que andar un paso a la vez era la única forma de transitarlo. Anhelábamos precisamente aquello que profesábamos no pedir, es decir, ver el horizonte. Como casi todo el mundo anhelábamos tener una certidumbre y evitar el riesgo –si se pudiera, o al menos dejarlo en las manos de un experto en el manejo de riesgos. (Qué invención moderna tan intrigante, el manejo de riesgo. ¿No sería fantástico que pudiéramos dejar las verdaderas decisiones riesgosas de la vida, como con quién casarse o en qué creer, en las manos de otra persona?) El suspenso nos pone a todos nerviosos. Susan es el tipo de lectora que a veces se salta a leer el final de la novela cuando el suspenso se hace demasiado intenso. Yo soy el tipo de fanático que le gusta repetirse un juego muy estrecho, después de saber el resultado.

El drama de nuestras vidas, sin embargo, no se encuentra disponible para nosotros en video o novelas. No podemos adelantar la película ni leerla de antemano. Debido a que nuestras tribulaciones se viven en tiempo real, la única forma de salir, ay, es pasando por todo sin saltarse nada. No sólo debemos soportar nuestras adversidades sino la prueba de ansiedad dentro de la prueba; ello quiere decir que debemos vivir de promesas y caminar por la fe.

Andar por la fe es seguir los pasos de Abraham, el padre espiritual de los fieles (Gálatas 3:7). Debemos andar como peregrinos y extraños en esta tierra. En Hebreos leemos:

“Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir; y salió sin saber a dónde iba.

 

“Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa. (Hebreos 11:8-9; énfasis añadido).

 
“Sin saber a dónde iba,”, Abraham no sólo abandonó su ciudad sino también la vida de la ciudad, de la cuna de la civilización, para convertirse en un nómada. Tal como Abraham lo expresa tan bien:

“Por lo tanto la eternidad fue nuestra protección y nuestra roca y salvación, mientras viajábamos de Harán … para llegar a la tierra de Canaán.” (Abraham 2:16).

Además, Abraham no dejó de ser un nómada después de llegar a la tierra prometida. Más bien, aún en la misma Canaán el vivió “en tiendas. Aún más, Abraham no dejó de ser un nómada después de llegar a la tierra prometida. En lugar de ello, aún en Canaán él moró “en tiendas, como en tierra ajena.” Mientras que su sobrino Lot escogió vivir “en las ciudades” en las planicies bien regadas del Jordán  (Génesis 13:10-12) –y cosechó las consecuencias de tal elección-  Abraham no vivió en tiendas. “porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios” (Hebreos 11:10), y nos enseñó con su ejemplo que “no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos la por venir.” (Hebreos 11:13-14). A medida que Abraham andaba errante en Canaán, se le prometió la tierra una y otra vez  (compárese con Génesis 12:1-3,7; 13:14-17; 15:18; 17:1-8).

Más cuando Sara murió, Abraham tuvo que comprar la cueva de Macuela para sepultarla. Cuán conmovedoras son las palabras de Abraham a los hijos de Het, de quienes compró la cueva: “Extranjero y forastero soy entre vosotros; dadme propiedad para sepultura entre vosotros, y sepultaré mi muerta de delante de mí.” (Génesis 23:4)

La tierra era de Abraham por convenio, más al final de su vida no poseía ni siquiera un pedazo de tierra suficiente para sepultar el cuerpo de Sara. Después, Abraham mismo sería sepultado en esa misma cueva, la única propiedad que tuvo en Canaán (Génesis 25:9-10). No es de maravillarse que Esteban el Mártir señala que Dios Abraham “no le dio herencia en ella [Canaán] ni aún para asentar un pie, pero le prometió que se la daría en posesión, y a su descendencia después de él, cuando él aún no tenía hijo.” (Hechos 7:5)

Abraham vivió todos sus días de promesas –no sólo con respecto a la tierra prometida sino también en relación con relación a su posteridad. Con lo que podría parecer una cruel ironía, el Señor repetidamente le prometió a Abraham una posteridad tan numerosa como el polvo de la tierra y las estrellas del cielo (Génesis 13:16; 15:4-5; 17:2-4; 18:17-19; 22:16-18).También le cambió su nombre a Abraham, que significa “padre de muchedumbre de gentes.” (Génesis 17:5). Sin embargo, esto ocurría cuando a Abraham no se le había prometido un heredero y él y Sara estaban envejeciendo.

Al final, por supuesto, nace Isaac. Entonces el Dios de Abraham, quien parece haber tenido un agudo sentido de la ironía, le requirió el sacrificio del mismo hijo por medio del cual se cumplirían las profecías de que la simiente de Abraham llegaría a ser “una nación grande y fuerte” (Génesis 18:18). ¿Cómo es posible que Abraham  “[no] dudó , por incredulidad, de la promesa de Dios” (Romanos 4:20) sino que “creyó a Jehová, y le fue contado por justicia.”(Génesis 15:6; compárese con Gálatas 3:6).

Nosotros tendemos a distorsionar las pruebas de Abraham (o cualquier otra persona) si las leemos desde la cómoda retrospectiva de la historia. En lugar de ello, y tal como  Kierkegaard nos lo recuerda, debemos pensar en el temor y el temblor [8]. Debemos huir con Abraham de Harán, sin saber dónde ir, con la eternidad como nuestra roca; debemos acompañar al errante Abraham en Canaán, y vivir de las cada vez más increíbles promesas sobre la posesión de una tierra y una gran posteridad; debemos ir con Abraham al monte Moriah, preparar el altar para Isaac, y alzar el cuchillo para el sacrificio. En pocas palabras, debemos ser “contemporáneos” [9] con Abraham en sus pruebas. Sólo entonces comenzaremos a entender por qué Abraham  es el padre de los fieles, el modelo para aquellos que, tal como él, “murieron sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, … y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. Porque lo que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria…Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad.” (Hebreos 11:13-14, 16).

Las escrituras están repletas de ejemplos de una fe Abrahamica. El ejemplo de Lehí nos viene rápidamente a la mente. Tal como Abraham, Lehí huyó de su hogar, moró en una tienda, y por fue guiado a una tierra mejor. También, tal como  Abraham, Lehí parece haber abandonado Jerusalén sin saber a dónde ir. El relato de Nefi, de todos modos, nos muestra a Lehí huyendo al desierto para luego enterarse que el Señor quería guiarlo hacia un nuevo mundo (1º Nefi 2). El hecho de que Lehí haya hecho varios viajes de regreso a Jerusalén puede ser explicado en parte porque fue poco a poco que se reveló la verdadera naturaleza del viaje que iba a emprender. Quizás ellos tuvieron que aprender que su exilio iba a convertirse en un éxodo.

De forma similar, los misioneros de todas la épocas tuvieron que andar por fe –desde los hijos de Mosíah, quienes viajaron a la tierra de los lamanitas fortalecidos por promesas proféticas (Mosíah 28:7; Alma 17:10-12) hasta los modernos misioneros como Wilford Woodruff, quien siguió los susurros del Espíritu de ir al  sur hacia Hertfordshire, donde bautizó a cientos [10]. Todos los que aceptan el evangelio llegan a ser la progenie de Abraham (Abraham 2:10; Gálatas 3:7) y tal como él tienen que andar por la fe, un paso a la vez.

Esto también se aplica a los profetas de nuestros días. Nunca olvidaré una conversación que tuve con el Presidente Harold B. Lee, quien me enseño esto. El Presidente Lee (quien, a propósito, amaba el himno “Guíanos, luz maravillosa”) habló abiertamente aquel día acerca de un nuevo programa recién anunciado por la Iglesia. Entonces señaló que hace muy poco había vuelto a releer las minutas de las reuniones en las que se había formulado ese programa y recién ahora pudo darse cuenta, en retrospectiva, cómo el Señor había guiado todas las deliberaciones. ¡Qué descripción tan impresionante de la revelación! La guía del Señor no fue completamente evidente, aún para su profeta, hasta que éste vio el terreno que había recorrido. El Señor guió a su siervo, sí, pero sólo un paso a la vez.

Esta lección me impresionó, pero no  debería haberme asombrado. Por cuanto aún Jesús “no recibió de la plenitud al principio, más recibía gracia sobre gracia…Y  por esto fue llamado el hijo de Dios, porque no recibió de la plenitud al principio” (DyC 93: 12,14). Se le llamó el Hijo por cuanto no recibió de la plenitud en un principio. ¿Implica esto que las limitaciones humanas de Jesús definan la esencia de ser hijo (o su mortalidad), tal como sucede con nosotros? ¿Significa todo esto que tuvo que aprender su misión paso a paso y enfrentar las pruebas sin saber el final desde el principio? Quiero hacer notar que el Señor tuvo que ayunar y orar a menudo para conocer la voluntad de Dios. Y la sorprendente petición del Salvador que no tuviera que “beber la amarga copa” (DyC 19:18) sugiere que la presciencia del Salvador no impidió su aprehensión muy humana sobre sus pruebas por venir. En esto, “debía ser en todo semejante a sus hermanos” (Hebreos 2:17). “Porque ciertamente no tomó sobre sí la naturaleza de los ángeles, sino que tomó sobre sí la simiente de Abraham” (Hebreos 2:16 versión libre del traductor).

Con todo, no vaya a ser que estos ejemplos de fe pudieran parecer demasiado remotos, deseo hablar ahora personalmente sobre mis propias experiencias y las de aquellas personas que han influido en mí. Con ello no busco jactarme sino testificar de las misericordias y milagros de los cielos. Lo hago como una muestra de gratitud a Dios y con la esperanza de que mi experiencias puedan brindar a otros el valor para seguir adelante.

Yo provengo de una herencia de fe abrahamica. Poco después que el John Tanner original se convirtiera al evangelio, él se sintió inspirado a vender su hermosa granja en Lake George, Nueva York, y así mudarse a Kirtland, Ohio –no sabiendo que sería guiado allá para ayudar a recatar a la Iglesia de una deuda severa. En varias veces más dejaron todo lo que tenían para seguir a los Santos, -de Kirtland to Jackson, de Jackson a Nauvoo, de Nauvoo a Lago Salado. Con cada traslado el papá Tanner y su familia se empobrecían más y más; con cada cambio brusco en los evento debían comenzar de nuevo. Pero debido a que la eternidad era su roca, ellos dejaron a su posteridad un legado de fe más precioso que el oro. 

Mis abuelos por parte de mis padres perdieron dos tiendas de abarrotes en la Depresión. Su única posesión de valor era un hogar. Luego vino un llamado misional para  su hijo mayor, mi tío, quien asumió que sería imposible para el servir. “Por supuesto que irás”, le dijeron sus padres. Vendieron su casa y se mudaron a un departamento en un ático. Sus amigos los criticaron mucho, y desde un punto de vista práctico, sus críticas estaban justificadas, por cuanto mis padres vivieron muchos más años pero nunca volvieron a tener una casa propia. Más ellos les dieron a sus hijos, incluyendo a mi padre, algo más valioso que una casa. Les dieron un legado de fe abrahamico. 

De forma similar, mis propios padres han andado por fe de proporciones bíblicas. A pesar de una guerra mundial, largos años de escuela, y sin conocer nunca la estabilidad financiera, ellos obtuvieron la educación y la familia que ellos sentían que el Señor esperaba que tuvieran. Mi Madre se tituló cuando estaba esperando su primer hijo. Seis de nosotros ya habían nacido para cuando mi padre recibió su título universitario. Aún quedaban siete hijos más por venir, ello a pesar de la constante incertidumbre económica del trabajo independiente de mi padre. Aún así, mis padres se las arreglaron para enviar diez hijos a la misión, a menudo con varios estando al mismo tiempo en el campo misional, y se aseguraron que todos los trece hijos se graduaran de la universidad. Mi familia trabajó muy duro para esto. Y se esperaba que nosotros, también, nos sacrificáramos; ahorrando para nuestra misión, quedando aceptado en las universidades. Pero junto con el trabajo duro, mis padres demostraron una fe heroica,

En historias como ésta es muy fácil –demasiado fácil- ver la fe y no el temor. Pero uno no puede dejar de percibir el temor y la incertidumbre cuando se habla de la historia de uno mismo. En 1974, en mi útimo año en la BYU, el mercado laboral  para los profesores de inglés era desesperadamente escaso y se predecía que sería mucho peor. Parecía prudente buscar algo más práctico como el postular a la escuela de Leyes. Pero a medida que escribía el ensayo obligatorio sobre “Por qué quiero ser un abogado cuando crezca,” se me iluminó, con la fuerza de la revelación, que yo verdaderamente no quería ser un abogado. Yo quería enseñar, preferentemente, Literatura Renacentista. Aún más, sentí que el Señor quería que yo fuera un profesor. Asi que rompí en pedazos mi ensayo y postulé a la escuela de graduados de  Inglés. La escena en el horizonte se veía muy incierta; todos los pronósticos me decían que no siguiera el camino tan recorrido que estaba tomando. Aún así la pequeña luz que iluminaba mis pies parecían apuntar hacia la escuela de graduados. Pronto se abrió una puerta para entrar a la Universidad de California en Berkeley, pero era sólo un paso a la vez. 

Aproximadamente al mismo tiempo que hacía pedazos mi formulario de postulación a la escuela de Leyes, me comprometí en matrimonio. Yo estaba dolorosamente consciente de que todo lo que tenía para ofrecer a mi novia eran largos años en la universidad y luego el prospecto de no encontrar ningún trabajo en lo que yo estudiaría. Además, sólo tenía dinero para pagar un trimestre de mi carrera. Tanto Susan como yo queríamos tener hijos y sentimos que ésta era nuestra prioridad. Yo me sentía inexpresablemente feliz por mi matrimonio pero también muy preocupado por el futuro incierto. Así que le pedí una bendición del sacerdocio a mi padre. Recibí, tal como Abraham, promesas – apreciadas, atesoradas promesas, pero nada que uno pudiera llevar como aval para pedir un préstamo bancario: el Señor sabe tus deseos; el conoce tus preocupaciones y aprueba el matrimonio; se abrirá la puerta para completar tu educación universitaria por medios que ahora no puedes concebir.

Seis largos años y cuatro niños más tarde me titulé, y milagrosamente encontré un trabajo en mi profesión. En verdad se habían ido abriendo puertas poco a poco delante nuestro. Por ejemplo, un trabajo de cuidar una casa que pensamos que duraría sólo algunos meses, gracias a la generosidad de los santos Jim y Roma Sabine, se trasformaron en 3 años libres de arriendo. Pude encontrar trabajos de cuidador nocturno que me permitían estudiar de noche y asistir a la universidad en el día. Y aunque ganábamos sólo sesenta dólares al mes por mi salario de seminario temprano por la mañana, pagamos el diezmo. El Senór estaba a nuestra derecha y a nuestra izquierda, iluminando nuestra senda un paso a la vez.

Muchas veces dudé del futuro. Podía enfrentar la angustia del presente pero me sentina ansioso sobre el futuro. Cuán a menudo me lamentaba diciendo: “¡Qué les estoy haciendo a mi mismo y a mi familia!” No hay trabajos para un profesor de inglés. Tampoco puedo completar mis estudios. Después de todo, casi pierdo el primer año de mi carrera. No puedo escribir. Ni siquiera puedo deletrear correctamente. ¡Qué locura pensar que puedo dar una disertación!”

Aún los años se hacían eternos. Aún la ansiedad envolvía mi fe. Mis ex compañeros de pieza de la universidad completaron su carrera de Leyes, se graduaron, tuvieron trabajos reales, compraron casa y autos. Mi mejor amigo se fue como oficinista de la Corte Suprema. Yo, mientras tanto, sacaba la maleza en el templo de Oakland como jardinero y pensaba en cómo completar lo que se hacía una carrera interminable. De todas maneras persistí, pidiendo generosamente prestado de la fe de mi esposa, cuya convicción inmutable de que la enseñanza era mi vocación nos mantuvo adelante en una senda incierta, un paso a la vez.

Con cuánta mayor valentía podría yo haber vivido de las promesas si mi fe hubiese sido tan fuerte como la de ella. Ello me hace recordar el final del libro “EL Progreso del Peregrino” de John Bunyan, el cual nos muestra a Christian y Esperanza cruzando el río de la Muerte. No había “ningún puente por el cual atravesarlo”, “escribe Bunyan, y “el río era demasiado profundo.” Los dos peregrinos comienzan a desesperarse y entonces aprenden esta verdad : ”Encontraréis [el río] más profundo o más bajo según creáis en el Rey del lugar.”[11] Susan generalmente encuentra el río más bajo que yo. Ambos, sin embargo, tenemos que navegar por ríos cuyo fondo no podemos ver.

Tal como lo hacen todos los que viajan en la mortalidad. El ser humano implica ser un peregrino y un extraño, impulsado inevitablemente a querer volver a su hogar. Ningún mortal jamás deja de necesitar la fe, por cuanto la fe es una “tarea para toda la vida.” [12] De hecho, el creer, amar, el arrepentirse, el perdonar, son tareas más que suficientes para cualquier ser humano. Ni los pioneros modernos comienzan con ventaja con respecto a  nuestros ancestros en lo que respecta a las tareas significativamente eternas tales como desarrollar la fe y el amor. Todos comenzamos en el mismo punto en que lo hicieron Adán y Eva cuando abandonaron el jardín de Edén. Permítanme citar de las últimas líneas del relato de Milton de su obra “El Paraíso Perdido”:

El Mundo estaba ante ellos, donde escoger

su lugar de descanso, y la Providencia su guía:

tomados de la mano con pasos lentos y dubitativos,

a través del edén, iniciaron su viaje solitario.

[12.646-49]

Asi que el mundo que está ante nosotros nos invita a “escoger [nuestro] lugar de descanso” y nos ofrece la Providencia como nuestra guía. Si somos afortunados, hallaremos a alguien con quien tomarnos de la mano “con pasos lentos y dubitativos”, comenzando “[nuestro] viaje solitario hacia nuestro hogar eterno.

Ahora, ya que ha estado mucho en mi mente durante este año pasado, quisiera ilustrar mi tema con una última experiencia personal final. Este ejemplo se basa en mi reciente experiencia de redactar un documento sobre la política de libertad académica para la BYU. Luego ofreceré una advertencia, y entonces terminaré.

Hace aproximadamente un año atrás, Bruce Hafen me solicitó encabezar un comité encargado de presentar un borrador sobre la libertad académica. Sabiendo que este tema ha hecho naufragar embarcaciones mucho más grandes que la mía, hice lo que mucho de uds habrían terminado haciendo. Tuve un ataque de ansiedad y busqué la salida más cercana. Durante los meses siguientes, intenté muchas estrategias creativas para evadirme pero también sentía una creciente convicción que quizás, tan sólo quizás, ésta era la obra que se suponía que yo debía hacer. Quizás, sin saberlo, ésta era la razón por la que había estudiado a Milton y Kierkegaard, dos ardientes defensores de la libertad y la fe. Sentí el tirón de la pregunta de Mardoqueo a Ester: “¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino?” Asi que, tal como Ester, salí determinado y resuelto, “Y si perezco, que perezca.”

Paso a paso se iba abriendo una vía para que mi comité enfrentara exitosamente impases casi imposibles de sortear. Por ello agradezco al cielo y al trabajo duro, la inteligencia y la buena voluntad de mi comité. No digo con ello que la obra que hemos hecho es inspirada en cada punto; hemos recibido ya muy buenas sugerencias para incluir mejoras. Pero cuando miro hacia atrás y veo dónde habíamos estado, el viaje que a veces parecía tortuoso y muy difícil, ahora se ve más derecho y con mayor propósito. Espero que esta obra bendiga la universidad. Esta ha sido la intención de cada miembro del comité. Y espero que a medida que BYU continúe nutriendo una comunidad de fe y pensamiento, también crezca como una comunidad de caridad que recuerde que la oración “Señor, creo; ayuda mi incredulidad” (Marcos 9:24) es la oración de un creyente.

Ahora la advertencia final que prometí. Lo que he dicho hoy día no significa que debemos salir a buscar el riesgo, aspirar a la ansiedad o aventurarse en oportunidades imprudentes. Hay una diferencia entre temeridad (imprudente) y la fe. Si ud. Es el tipo de persona a la que le gustan los riesgos, este no es el discurso para Ud. Tenemos la obligación de prepararnos para el futuro, contar los costos antes de empezar a construir, estudiar las decisiones inteligentemente y con oración. Debemos ser cuidadosos, y debemos ser sabios.

Sin embargo, no debemos confiar sólo en nuestra sabiduría. Tal como George  Santana lo declara:

 

No es sabiduría el sólo ser sabio,

 

Y en la visión interna cerrar los ojos,

 

Sino que es sabiduría creer en el corazón.

 
 

 Colón halló un mundo, y no tenía un mapa,

 

salvo aquel que la fe descifró en los cielos;…

 

Nuestro conocimiento en una antorcha de pino humeante

 

que ilumina el sendero un paso a la vez

 

a través de un vacío de misterio y temor.

 
 

 
Deja, entonces, que la tierna luz de la fe brille

 

Mediante la cual se guía el corazón mortal

 

Al pensamiento de lo divino.[13]

Que el Señor ilumine nuestros senderos, aunque sea “un paso a la vez / a través de un vacío de misterio y temor.” Y que nosotros, como los hijos del convenio de Abraham, tengamos la fe para seguir esa luz que nos llevará de regreso al celestial hogar. Esto ruego, en el nombre de Jesucristo, Amen.


 

Endnotes (Notas)

 
1. The Medusa and the Snail [
La Medusa y el Caracol] (New York: Bantam, 1974), 66-70.

2. "Catch the Wind," [Atrapad el Viento] de Donovan.

3. Eugene England, Brother Brigham (Salt Lake City: Bookcraft, 1980), 146.

4. Leonard Arrington, Great Basin Kingdom (Lincoln: University of Nebraska Press, 1958), 49.

 5. Arrington, Brother Brigham, 146.

6. The Gulag Archipelago, I-II, trans. Thomas P. Witney (New York: Harper & Row, 1973), 14 15.

7. Comparar Psalms 13:1-2, 35:17, 89:46, Habakkuk 1:2, Alma 14:26, D&C 121:2-3.

8. Véase  Fear and Trembling (Temor y Temblor), la meditación de Kierkegaard sobre la fe de Abraham.

9. See Kierkegaard's Training in Christianity, trans. Walter Lowrie, (Princeton: Princeton University Press, 1967), 66ff.

10. Esta historia ha sido contada muchas veces. Para una historia reciente del evento, véase Truth Will Prevail (La Verdad Prevalecerá), eds. Bloxham et al. (Cambridge: Cambridge University Press for The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 1987), 132-40.

11. The Pilgrim's Progress (El Progreso del Pregrino), ed. N. H. Keeble (New York: Oxford University Press, 1984), 128.

12. Fear and Trembling (Temor y Temblor), 42 (cf. 145-46). Véase también el poema de  George Herbert titulado  "The Agonie," (La Agonía) el cual menciona cómo algunas verdades tales como  el amor y el pecado, son más profundas que lo que la filosofía y la ciencia puedan medir.

13. "O World, Thou Choosest Not" (Oh, Mundo, Tú no escoges) [1894].

 

Artículo por Jorge Albarrán Riquelme

Valdivia, Marzo 2007


Volver Inicio


Hora de Chile  
   
Publicidad  
   
Hoy habia 4 visitantes (10 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=